«Hay muchos factores por los cuales una madre se convierte en padre . En mi caso tuve la bendición de dar a luz  4 mujeres razón por la cual el padre de ellas fue inconforme desde el día que nacían,  al grado de abandonarnos por mucho tiempo porque él quería un varón”, cuenta Lis Cáceres, una mujer de 45 años de edad que ha sido para sus 4 hijas mamá y papá a la vez».

Girl giving a kiss to her motherCuidarlos, amarlos y educarlos es una función que los padres adoptan, sin querer, cuando se enteran que dentro de 9 meses tendrán en sus brazos a un ser especial que vendrá a formar parte de la familia. Es un constante ir y venir de nuevos cambios a los que muchas parejas tienen la dicha de vivir.

Sin embargo, existen muchas mujeres que han tenido que enfrentar estos cambios solas, sin la figura de un hombre a su lado. Esto, por muchas razones como: divorcios, separaciones por maltrato, por infidelidad, muerte del cónyugue, entre otras.

A lo largo de la historia, las mujeres han sufrido transformaciones en sus roles. Antes, veíamos a una mujer que se quedaba en casa esperando que su esposo llegara del trabajo. Ahora, vemos a una mujer más participativa, proactiva, más inmersa en la sociedad. También, vemos a mujeres que aportan economicamente a su hogar, que están pendientes de hacer tareas de sus hijos, de llevarlos al médico cuando se enferman, de ir a las actividades de su colegio, de mantener un hogar y de luchar solas.

Esta es una realidad que parece aislada en la sociedad, pero es una verdad latente de nuestro tiempo. ¿Te has puesto a pensar cuántas mamá-papá hay a tu alrededor?.

Te dejamos dos historias de heroínas que han sacado adelante a sus hijos sin la presencia de su pareja. En el primer caso, una mama tuvo que luchar sola con sus 4 hijas y en el segundo, con tan solo 28 años, una joven enfrentó la muerte de su esposo cuando su hija tenía un poco más de un año de nacida.

Luchó por sus 4 hijas y se enfrentó al cáncer (la historia de Liseth)

Liseth Cáceres, es una mujer feliz y plena de 50 años que ha luchado por sus cuatro hijas, sin la figura de un hombre a su lado.

Ella relata que su exesposo se sentía insatisfecho e inconforme, ya que ella había dado a luz a 4 hermosas niñas y él soñaba con un varón. “Me convertí en madre y padre para ellas después de tomar la decisión de alejarme por completo de él cuando mi hija mayor tenía 15 años, mi segunda hija tenía 12, la tercera 10 y la más pequeña 6 años, En ese momento, sabía que el camino no sería nada fácil, pero que con Dios podía lograrlo.

Al tomar la decisión de salir adelante por y con sus hijas, Lis tuvo que enfrentarse a otras dificultades económicas y de salud. Pasó un proceso de cáncer de seno y tuvo que mudarse a Estados Unidos para tratar de darles un mejor futuro a sus 4 niñas. Al llegar a dicho país, trabajó cuidando niños recién nacidos , limpiando casas, cocinando para eventos , organizando charlas motivaciónales para mujeres e impartía clases de español para niños pre escolares. “Así me abrí campo en Estados Unidos”, dice emocionada.

Al pasar el tiempo, sus hijas iban creciendo, y relata que empezaron a convertirse en las mejores amigas, sin dejar de lado la buena comunicación con ellas. “La falta o ausencia del padre nos hizo fuertes más seguras independientes y unidas  ya que no teníamos a nuestro lado una protección. Siempre aprendimos a cuidarnos nosotras mismas”, nos dijo Liseth.

Una de las cosas más difíciles de una mamá, que también es papá, es cuando sus hijos le preguntan por su padre. Psicólogos recomiendan que es importante que, cuando sucede esto, les respondas con la verdad. Además, siempre es ideal reemplazar la figura paterna con otro adulto varón como puede ser el abuelo o uno de tus hermanos.

Por su parte, Liseth, también, recomienda contarles la verdad de manera sutil, hasta que ellos mismos sean capaces de sacar sus propias conclusiones.

Al preguntarle ¿Se puede ser mamá y papá a la vez? Ella responde: “¡Ni dudarlo que si se puede!. Yo crie y eduqué sola a mis 4 hijas. Tengo la dicha y la satisfacción, así mismo me siento súper orgullosa y llena de paz el ver el fruto de mis hijas con manos llenas de bendiciones”.

Liseth agradece el apoyo y ayuda que sus papás y hermanos tuvieron con ella y sus hijas. Su papá, “el abuelo Ricardo” como es llamado por sus tres hijas ha sido una guía de amor para ellas.

“No permitas mujer que nadie te falte el respeto y menos a tus hijos. Lo mejor es estar de la mano de Dios y no olvidarnos nunca que tenemos una gran responsabilidad de entregar al mundo mujeres y hombres q harán la diferencia. Dios está contigo nadie en contra estará. Créelo vivelo y sigue adelante. Ama y respeta a tus hijos porque ellos serán tu futuro”, aconseja Lis a todas las mujeres que pasan por un momento como el que ella vivió.

¿Cómo es Liseth de mamá? 

“Es en su totalidad el mejor ejemplo de mujer , madre , esposa y amiga que he podido tener en mi vida. El ser padre y madre de 4 hijas es una lección de esfuerzo, amor incondicional , valentía y sobre todo dedicación. Gracias a ella, he aprendido de la vida , de su sufrimientos y lagrimas, de sus risas y su dulce voz. Todo lo que hoy soy se lo debo a ella. Le agradezco a Dios por el ángel que escogió para ser mi mami (como le decimos). Dios sabe, nada ha sido fácil, pero Él siempre cuidó de nosotras y lo sigue haciendo hasta el día de hoy. Algo tengo muy claro … Ella es como nosotras y nosotras somos como ella”.

Melissa Ibarra, tercer hija de Liseth.

A pesar de la muerte de su esposo, ella es un papa para su hija (la historia de Rocío)

Rocío Escobar, una mujer de 32 años de edad, llena de vida, alegre, siempre preocupada por los demás. Comunicadora de profesión, luchadora y trabajadora. Ella ha dedicado los últimos años a cuidar y amar a su hija Kenia (por cumplir sus 6 años de edad).

“Yo me case como todas: ilusionadas, enamorada, dispuesta a vivir el “vivieron para siempre” con mi esposo. Dos años después de casarnos, vino la illusion de nuestra hija. Sin embargo, la violencia nos arrebató la posiblidad de tener una familia. A mí me arrebataron a mi esposo y a mi hija a su papito”, cuenta Rocío.

Su hija Kenia, tenía 14 meses de edad cuando su esposo murió. Desde ese momento, Rocío cuenta que ha tenido que trabajar y esforzarse más para sacar adelante a su hija.

“En ese momento pensé que me iba a morir del dolor. Una de las imágenes que atesoró mi corazón fue el momento en que, en el cementerio, estaban ya por enterrar a mi esposo, yo estaba desconsolada y mi mamá se puso frente a mí, me abrazó tan fuerte y luego mi papá nos abrazó a ambas. Tenerlos a ellos abrazándome, simplemente fue la manifestación de Dios recordándome que no estaba sola”, explica.

Rocío afirma que sus papás fueron esenciales en este proceso. Su papá ha sido como un “papito” para Kenia. Además, nos cuenta que desde que nació su hija, descubrió “el amor más puro que puede existir” y la conexión “increíble” que hay entre una madre y un hijo.

En la sociedad, existen “clichés” sobre los hogares solo constituidos por mamá o solo por papá. Para muchos, el hogar ideal es aquel que consta de madre y padre. Sin embargo, a algunas personas, les toca hacerla de mamá y papá a la vez o viceversa.

Según un estudio de la Comisión Económica para Latinoamérica (CEPAL), más de un cuarto de las familias están encabezadas por mujeres. Cuando se trata de hogares monoparentales, el 86% de éstos tienen como jefa del hogar a una mujer.

“He tenido la bendición de encontrar apoyo hasta de la maestra de mi hija, también en mi trabajo. Sin embargo, creo que en la sociedad hay mucha discriminación. Lamentablemente, muchas mujeres por el hecho de estar casadas creen que se encuentran en una condición privilegiada y te hacen de menos”, añade Rocío.

Para ella, se necesita más inclusion de las mamá-papá en la sociedad. “En la iglesia hay servicios “exclusivos” para matrimonios, vas a un restaurante con tu hijo y si quiere ir al baño y la comida está servida no sabes ni qué hacer. Muchas personas cuando te ven con tu hijo y sin anillos de matrimonio te ven raro” , afirmó.

Incluso, nos contó que en algunas ocasiones le han dicho “ay disculpe, yo pensé que usted era una madre soltera”.

Al preguntarle: ¿Se puede ser mamá y papá a la vez?Ella responde: “ En estos casi 5 años de la partida de mi esposo y, con todo lo que he vivido, creo que lo único que puede explicar de que una mujer «sola» puede criar a sus hijos es que realmente no está sola… es Dios nuestro proveedor. Eso es lo único que explica que con un solo sueldo podemos hacer maravillas. Con un solo sueldo pagamos cuentas, colegiaturas, ropa, zapatos, etc, etc. Y con una sola imagen en casa educamos en valores y guiamos la vida de nuestros hijos.

Finalmente, Rocío anima a todas aquellas mujeres que han pasado o están pasando por una historia similar a la suya.

“Todas… mamis solteras, divorciadas, separadas, viudas.. Todas somos mamás luchadoras que vivimos por y para nuestros hijos. Nos toca hacer por ellos el doble sí, pero ellos valen cualquier sacrificio. Ellos lo valen todo”.

¿Cómo es Rocío de mamá?

“Es una mujer valiente que ha demostrado fortaleza y coraje para enfrentar la historia que le ha tocado protagonizar con su vida. Es un ejemplo digno de admirar pues a tan temprana edad le ha tocado desempeñarse como mamá y como papá para su hija Kenia. Ella está realizando un trabajo extraordinario con su hija. Se esfuerza por cubrir y proveer todas las necesidades de su niña; desde las más básicas como las económicas, de cuidados diarios hasta las más trascendentales como las emocionales. Ella se empeña por dale a Kenia una infancia normal como la de cualquier otra niña de su edad. Rocío es afortunada pues cuenta con el apoyo de sus padres y hermanas quienes participan en la formación y desarrollo de Kenia y complementan el esfuerzo que ella hace día con día. Además cabe destacar que Rocío no desaprovecha ninguna oportunidad para mantener vivo el recuerdo de su esposo,en paz descanse, y promover siempre en Kenia el amor por su «papito Sergio».

Jessica Williams, mejor amiga de Rocío.