¿Eres señora o señorita? Esa es la pregunta que muchas mujeres jóvenes o ya adultas se plantean, ¿de qué depende?. Lo más curioso de todo es que, puedes seguir siendo una chica de 20 o 25 años y ser una señora. O al contrario, puedes tener entre 40 y 50 y ser una señorita.

mujer-sofisticada-moda-pintado-por-candi22-9771264.jpg

Esto resulta un poco enredado, y es que se dice que una mujer deja de ser señorita cuando tiene hijos o cuando se casa, pero muchas veces el «señora» es atribuido con la edad.

A lo mejor, un día descubres que ya no eres tan joven, y las canas o las experiencias te lo dicen y poco a poco te empiezas a hacer la idea que tu vida cambia. Generalmente, en esta etapa de la vida las mujeres caen en un poco de desanimo o depresión.

No obstante, no hay nada de qué preocuparse, ya que estás empezando a vivir la mejor etapa de tu vida.

¿Te gusta nuestro contenido? ¡Dale un vistazo a nuestro contenido más fresco!

Cuando entras en la etapa de los 32 años, las personas te empiezan a llamar con más respeto. Si estas pasando por esta edad, es probable que te sientas aún joven, te gusta la moda, escuchas la música del momento, sales a bailar en cualquier oportunidad, te encantan las redes sociales y sientes que no hay motivo por el cual sentirte «señora».

Por un lado, puedes ser una mujer sin hijos, soltera de esta edad que aún esté esperando el hombre de su vida o que ya se dio por vencido y que ni lo busca.

Por el otro, puedes ser una mamá sumamente moderna que le encante la tecnología y te sientas en la flor de la juventud.

¿Ya no sabes si eres señora o señorita?

Averígualo:

  • -Si ya te casaste, por muy joven que seas, la sociedad te tachará como una señora.
  • -Si ya tienes hijos, pasas a ser una señora.
  • -Si eres una mujer divorciada, aún joven, deben llamarte señora.
  • -A una mujer de 50 o 60 años que nunca se caso aún pueden llamarla señorita, ya que no es casada.
  • -El señora no quiere decir «vieja» no te confundas ni te ofendas.
  • La sociedad tiene muchos estatutos, aun que no te veas con tus añitos encima, probablemente te llamen señora por respeto.

Aclarémonos. Realmente esto no suele suceder. No exactamente así. Lo que sí ocurre con cierta frecuencia es que te pregunten eso de “¿Señora o señorita?”. Cada vez menos, afortunadamente. Pues hay tanta diferencia.

Según el RAE, una señora es «un término de cortesía que se aplica a una mujer, igual que señor es un término de cortesía que se aplica a un hombre.» Señorita, en cambio, es un término de cortesía que se aplica a la mujer soltera.

No existe una acepción simétrica masculina “señorito”, puesto que este término tiene otros significados, pero no el de hombre soltero.

Por eso, preguntarle a una mujer si es una señora o una señorita, es un modo arcaico, sexista y discriminatorio de obtener información sobre la disponibilidad sexual de la mujer.

Siempre me he preguntado por qué he de dar esta clase de información, generalmente nada más conocer a un hombre.

Señora o señorita, siempre existirá la confusión sobre donde nos podemos ubicar, al fin y al cabo una palabra no debe definirnos.