¡No laves el pollo antes de cocinar!

Lavarlo no sirve para eliminar posibles bacterias que puedan generar intoxicaciones. De hecho, incluso puede facilitar su reparto por la cocina.