perro-que-le-gustan-las-peliculas-de-terros

A que no sabías que tu perrito puede padecer Alzheimer. Esta es una realidad que muchos dueños desconocen.

Lo sorprendente es que uno de cada cinco perros mayores de 8 años presenta síntomas de demencia.

Este padecimiento es asociado al Alzheimer que padecen los humanos. Esto se comprobó gracias a un estudio realizado por Mami Irimajiri, Investigadora japonesa de la Universidad de Veterinaria y Ciencias Biológicas de Tokio, los perros a esta edad —que equivale a unos 50 años humanos—, pueden padecer este Síndrome de Disfunción Cognitiva (SDC).

Irimajiri realizó un sondeo que llevó a cabo entre 2015 y 2016, con el cual determinó que «solo el 17% de los canes con síntomas que los hacen susceptibles de padecer demencia recibió atención veterinaria para comprobar el diagnóstico y obtener el tratamiento adecuado».

El sondeo se realizó en una muestra de casi mil perros que se encontraban en hospitales veterinarios y perreras de Japón. Como parte del estudio se preguntó a sus dueños acerca de los hábitos de sueño de sus perros, su comportamiento, estado de salud excretorio y las reacciones que presentaban hacia ellos.

img_sintomas_del_alzheimer_en_perros_20642_paso_3_600

Se concluyó que de los 547 perros mayores de 8 años que se incluyeron en el estudio, 116 (el 21%) podrían padecer un síndrome de demencia similar al Alzheimer.

De acuerdo con Organización Mundial de la Salud (OMS), este padecimiento consiste en el deterioro de la memoria, el intelecto, el comportamiento y la capacidad para realizar actividades cotidianas.

Estos son algunos de los síntomas que te alertarán si tu perro padece de demencia o de olvido:

 

-Desorientación en un lugar bien conocido de tu perro.

-Ladridos nocturnos, debido a una alteración de los ciclos normales de sueño y vigilia.

-Cambia su comportamiento y va perdiendo la atención.

-Puede olvidar lo que antes recordaba, incluso puede desconocer a sus seres queridos, incluyendo a sus dueños.

el-alzheimer-de-los-perros

-Signos de agresividad, olvido de acciones cotidianas y conductas aprendidas.

Deja de reaccionar poco a poco a las cosas conocidas.

Empieza a hacer sus necesidades en cualquier lugar y no en los sitios que destinados.

Se vuelve más irritable de lo que era antes, experimenta un nivel de estrés o ansiedad mayor.

-Podría dormir más de lo normal o a horas en las que antes no lo hacía.

-Se vuelve más apático y no juega tanto como antes lo hacía.

Lo mejor de todo es que se puede detectar a tiempo. Los especialistas dicen que si tienes un perro adulto en casa que presente algún síntoma, o si notas que muestra signos de envejecimiento repentino y en un corto tiempo, acudas lo antes posible con un médico veterinario.