Lo sabemos, es un poco difícil, pero si las ves bien, seguro y le atinarás a la advinanza.

Si las pones enfrente de tus niños, ten cuidado porque se podrían confundir. Son casitas acordes a la época navideña. Muy decoradas y coloridas.

Las mamis que tenemos hijos pequeños, sabemos que hay que ponerle mucho cuidado a los medicamentos, pero cuando toca enfrentarnos a uno de esos frascos “a prueba de niños” se nos olvidan todas las precauciones.

Ahora te toca a ti, mamá, papá o adulto que estás viendo esto… Trata de adivinar cuál de estas casitas es de caramelos y cuál de medicinas…

Míralas bien:

Una es más brillante, más llamativa… si pones mucha atención, podrás descubrir la verdad más pronto de lo que crees. La otra tiene colores más pálidos, pero esas gomitas se ven realmente apetitosas.

Opción A

Opción B

Esas deliciosas gomitas, por cierto, son vitaminas y si comes muchas, por confusión o a propósito… puedes terminar en el hospital.

La respuesta es:

La opción B. Le atinaste. Sin embargo, no puedes negar que dudaste por un momento y viste lentamente las fotos… ¿No te llamó la atención la similitud? 

¿Crees que un niño se confundiría fácilmente?

¿De qué están hechas las casitas de navidad?

Una muy bonita idea para que los más pequeños disfruten estas Navidades es hacer una casita navideña. Están hechas de galletas, un poco de glasé y muchos dulces, estos últimos hacen que se vea sumamente decorada y hermosa.

En algunos países, es una tradición hacerlas junto a las familias. Pueden servir como decoración de tu cena navideña y como postre.

Si quieres comprar una, hay pastelerías que hacen la casita y tú puedes comprar los dulces para decorarlas. Puedes ponerte creativa y ponerle lo que se te antoje. Pon a volar tu imaginación.