Los famosos ramos pomander siguen siendo tendencia y hoy más que nunca gracias a los pompones de papel de china o de seda. Estos se inspiran en el volumen y colorido de dicho bouquet. Debido a su versatilidad en cuanto al corte, colorido y tamaño, pueden emplearse tanto en eventos de día como de noche.

Lo mejor es que son tan polifacéticos que pueden acompañar cualquier decoración.

En el recinto donde se lleve a cabo la ceremonia o en la iglesia, lo ideal es colgarlos para que luzcan en todo su esplendor.

Si es al aire libre pueden sujetarse de las ramas de árboles, enredaderas o plantas; en las sillas, de preferencia las que estén ubicadas junto al pasillo para que no se pierdan entre las demás o de un arco en el altar.

Las celebraciones de día se pueden iluminar con pompones de colores alegres como amarillo, rojo, verde, naranja o, para equilibrar tonos intensos, el blanco. Acompañados de lámparas chinas iluminan por completo los eventos de noche.

Se hacen arreglos de diversos tamaños, en los cuales se colocan los pompones en macetas, recipientes de cristal, cajas, canastas o en estructuras altas y se pueden complementar con moños o listones.

Estos elementos decorativos pueden emplearse como centros de mesa o para decorar la mesa de bienvenida en la recepción. Dependiendo de la forma, se pueden colocar directamente sobre la mesa, por ejemplo, a lo largo de tablones rectangulares y combinando diferentes colores; si son redondas se puede colocar uno grande al centro y otros pequeños alrededor, sobre los platos, para atar las servilletas o en las sillas.

Los arbolitos en las mesas son otra opción y se pueden colgar de sus ramas pompones pequeños; también pueden atarse de globos o, si ya elegiste otros adornos, utilízalos como accesorios para que resalten. Hay una gran diversidad de formas para elegir y para momentos muy particulares de la celebración, por ejemplo, un bouquet de novia, figuras de los novios para colocar en la mesa de bienvenida, en el pastel o candy bar y artículos para animar la hora del baile. Dependiendo el corte, pueden simular ramos de rosas, girasoles o margaritas. Son una forma original de adornar un set de toallitas para el rostro, frasquitos de dulces o la envoltura del regalo para los invitados junto a una tarjeta de agradecimiento, en vez de un moño.

Una vez elegido el tipo de pompones que quieres para decorar tu boda, es importante tomar en cuenta que son adornos delicados, por lo que es recomendable abrirlos hasta que se cuelguen o se coloquen en sus respectivos lugares, procura hacerlo con suficiente tiempo de anticipación para no romperlos o dañarlos con las prisas.

Ahora sí ¿lista para decorar tu boda con la seda de estos pompones?