Los 21 de diciembre, como cada año se conmemora el espíritu de la navidad. Una celebración en la cual nos preparamos con una lista de deseos para el próximo año.

Las familias o amigos se reúnen para recibir el Espiritu de la Navidad, el cual es concebido como una energía que viene desde del centro de nuestro sistema estelar y que llega año tras año para repartir, más que cosas materiales, aquello de lo cual los seres humanos no pueden prescindir: paz, amor, armonía y alegría.

El Espíritu de la Navidad, según la tradición tiene la misión de traer, cada fin de año la abundancia, paz, amor, unión, fraternidad, armonía, opulencia, prosperidad y bienestar espiritual a toda la humanidad.

Es una tradición perteneciente a los países nórdicos y que desde hace varios años, ha sido adoptada países latinoamericanos. En Panamá también se celebra.

Los deseos que se le piden se escriben en orden de prioridad de mayor a menor y se recomienda pedir en primer lugar por el bienestar y la paz mundial hasta llegar a los deseos más personales. Se cortan en tiras y se guardan hasta la visita del año siguiente para que se puedan quemar sólo aquellos que se cumplieron.

Así es como se hace:

Son 21 deseos que se piden, 7 por la humanidad, 7 por el grupo familiar y 7 para nosotros.

Generalmente, la iglesia católica no ve con buenos ojos, ya que apoya fielmente que en la navidad se celebra el nacimiento de Jesucristo.

Sin embargo, creemos que  cualquier momento es bueno para pedir por el mundo, por la paz, por esperanza y sobre todo por la compresión de todos los seres humanos.

Que este momento te sirva para reflexionar en aquellos aspectos que debemos mejorar y sacar mejor provecho para nuestra vida.

Haz tu lista de deseos y sueña a lo grande…