Las toallas femeninas no solo tienen el objetivo de protegerte en esos días. También, tienen usos sorprendentes.

Desde ahora en adelante, serán tus mejores amigas. Si te pones a pensar, seguro y encuentras alguna en tus cajones, cartera o en tu baño. Nunca nos faltan a las mujeres, es un hecho.

Aquí te damos 7 usos increíbles en las que puedes emplearlas.

#1 Protegen heridas

Si eres de las personas que se accidentan todo el tiempo, y siempre te andas raspando o cortando, este tip es para ti. Si hay mucho sangrado absorberán súper bien, evitará que se infecte y te dará tiempo de llegar a casa a desinfectar.

#2 Protector para sombrear tus ojos

Cuando sombreas tus párpados gran parte del polvo termina en tus pómulos y arruina todo tu maquillaje. Para que eso no te ocurra lo único que tendrás que hacer es: cortar estas toallitas en 3 partes, retirar la parte de arriba y pegarla en la mejilla para poder realizar el sombreado.

#3 Plantillas

Si tu zapato te queda un poco grande, puedes pegar una toalla femenina en la parte interna de tu zapato, así sentirás más acolchonado y no se te saldrá.

#4 Para que los zapatos no te lastimen

O si los zapatos te lastiman a la altura del talón, corta la toalla para que se ajuste a la medida del zapato, pégala en esa zona y listo, no más ampollas.

#5 Almohadillas para semillas

Humedece una toalla higiénica y colócala en un frasco de vidrio, de manera vertical. Coloca las semillas sobre la almohadilla y coloca el frasco junto a una ventana. En un par de días verás como los retoños van creciendo.

#6 Paño de limpieza

Si se te acabaron los paños con los que te quitas el maquillaje o con los que te limpias el rostro. Una toalla sanitaria es la opción. Absorben muchísimo y mucho más duraderas.

#7 Almohadillas de senos

Si estás amamantando, las toallas higiénicas pueden salvar tu día. Si se te acaban las almohadillas para lactancia y tu leche se derrama un poco, ya lo sabes, no notarás la diferencia.