¿Acabas de dar a luz y están en casa? Estos momentos, para una mamá primeriza, son hermosos pero también preocupantes. Estás con esa personita especial y tienes que cuidarlo. Lo que más quieres es cuidar de tu bebé.

Claro, las mamás siempre queremos tratarlos con ternura. Uno de los momentos que más nos da pavor a las mamis es el primer bajó del recién nacido. No importa si eres primeriza o eres madre por segunda o tercera vez. Este momento siempre nos pone nerviosas.

Hoy queremos darte unos consejos que van a servirte de gran manera. Ponlos en práctica, no te preocupes y disfruta de este hermoso momento:

¿Cuándo se puede bañar al bebé?

Es importante esperar que el cordón umbilical se seque y se caiga antes de darle el primer baño. Como es una especie de herida, puede ser la puerta de entrada a bacterias por lo que es importante que siempre esté cubierta y seca para evitar infecciones. Una vez que se cayó, ¡ya está listo para el baño!

Ten siempre todo lo necesario a mano

Nunca, pero nunca debes dejar a tu hijo solo en la bañera. Un descuido de tan solo un segundo puede desembocar en una tragedia. Por eso mismo, antes de bañarlo debes tener a mano todo lo que necesitarás: un champú suave para bebés, un jabón de glicerina sin perfume, una toalla suave que lo envuelva por completo, un pañal limpio, una muda de ropa y su cambiador.

Asegúrate de probar antes la temperatura del agua

Un bebé aún no sabe regular la temperatura por sí mismo y puede tener mucho frío si el ambiente no es el adecuado. Para evitar problemas, coloca la bañera en un lugar cálido y alejado de las corrientes de aire.

También debes tener presente que es importante que pruebes la temperatura del agua para que no esté ni muy fría ni demasiado caliente. En el mercado existen diferentes termómetros para ello. La temperatura ideal debe estar entre los 35 y los 37 grados, que es de nuestro cuerpo normalmente.

Para prescindir del termómetro,introduce tu codo dentro de la bañera, si encuentras el agua agradable, entonces puedes bañar a tu hijo.

¿Cómo bañarlo?

Un secreto que mi pediatra me dijo y que nunca me hubiera imaginado es que primero hay que lavarle la cabeza sin introducirlo en el agua porque puede ser que se haga pis en el proceso y no queremos que eso toque su carita y le entre en la boquita, ¿verdad? Tómalo con tu brazo apoyándolo en el antebrazo y sostén su cabecita.

Con la otra mano toma un poco de agua y moja su pelo. Coloca el champú hazle masajes muy suaves y finalmente enjuaga. Después de eso, ya podrás meterlo en el agua y terminar de bañarlo.

¿Te sirvieron estos consejos?