Muchos se quejan de que exista un día de la mujer. Sin embargo, nosotras pensamos que no debería de existir solo un día, si no muchos al año dedicados a nosotras. Que conste, no es feminismo, esto se llamar: orgullo de ser mujer.

Si nos preguntan si es fácil ser del género femenino, la primera respuesta es NO. Entre emociones, roles (mamá, profesional, esposa) y otras actividades diarias a veces parecemos robots. ¿Te has puesto a pensar cuántas cosas haces en un día? Si te pones a contabilizar, seguro y llegarás a la conclusión que muchas.

 

No te preocupes, todas pasamos por eso. Son etapas de nuestra vida que nos permiten ser mejores, responsables y sobre todo más maduras.

Uno de los temas que más resuenan en un día como hoy: 8 de marzo es sobre si las mujeres somos mejores que los hombres. Damos vida, hacemos mil cosas, criamos hijos, trabajamos y a la vez somos amas de casa, etc, etc…

No podemos negar que muchas veces nos hemos quejado de ver a nuestra pareja sentada en el sofá. Esto mientras nosotras: barremos, trapeamos, cuidamos a los niños, cocinamos, le damos de comer al perro y hasta les servimos el café.

Si, solemos quejarnos de ello y creemos que debemos hacerlo porque somos mujeres. No obstante, en nuestro interior sabemos que si pedimos ayuda la vamos a obtener.

Los hombres no son espontáneos. «¿Mi amor quieres que te ayude en algo?», sería raro escuchar esta frase. Pero, ¿le has pedido alguna vez ayuda a tu pareja? Si lo has hecho, sabes que, a su ritmo o manera, pero siempre terminan complaciéndote en lo que pides.

Y es que este mundo está para complementos. Hombres acepten que NO PODRÍAN VIVIR SIN NOSOTRAS. Y claro, nosotras aceptamos que NO PODRÍAMOS VIVIR SIN USTEDES.

Este es el mejor resultado. Y hoy, en el día de la mujer, vale la pena aceptarlo.

¿Las mujeres creemos que hacemos más o nos creemos más que los hombres? La verdad es que NO. Simplemente queremos IGUALDAD.

Lee también: 7 accesorios que transformarán tu hogar

Solo pedimos:

#1 Que nos respeten y que nos vean con amor.

#2  Si un día me ves llorando, simplemente abrázame y quédate conmigo.

#3 Sé honesto cuando te haga una pregunta y te mire a los ojos.

#4 Cuando nos enojemos no me dejes de hablar, ni hagas como que no te importo.

#5 Me gusta cuando me ayudas en cosas del hogar.

#6 Cuando llegues de trabajar, recuerda que te espero con ansias

#7 Escríbeme de vez en cuando durante el día

#8 Si te digo que me siento terrible el día de hoy, sube mi ánimo diciendo que me veo hermosa.

#9 Si te pido que bailes conmigo, hazlo aunque no te guste mucho hacerlo. ¡Inténtalo por mí!

#10 A las mujeres nos encanta que nos digan «TE AMO»