El Maquillaje, históricamente ha sido empleado por mujeres (y algunos hombres, que hoy día, han logrado tumbar barreras y estereotipos). Es una gran ayuda para resaltar nuestra belleza, o apoyarnos cuando no nos sentimos a su 100 %.

Cleopatra es recordada (entre numerosas razones) por su grueso delineador de ojos, que la hacían ver más seductora y dominante. Más adelante, en el siglo XVI, las nobles inglesas adoptaron la costumbre de usar maquillaje con plomo, para blanquearse el rostro y denotar realeza. Uno de los personajes más famosos que lo utilizó fue la reina Isabel I, quien lo aplicaba para cubrir sus cicatrices de viruela.

Por Romina Marinelli

Sin embargo, hoy día la oferta es cada vez más amplia (y menos dañina). Se encuentran cosméticos de todos los precios, tipos, y tonalidades. Adaptándose a cada una de las necesidades, tanto físicas, como creativas de cada una de sus compradoras y usuarias.

Ahora bien, hoy, queremos dedicarles éstas líneas a nuestros héroes cotidianos. Los que nos levantan el ánimo, nos ayudan a atravesar momentos difíciles. Nos acompañan en buenas y malas, y hasta nos dan un subidón de adrenalina, cada vez que los compramos.

Aquí vamos

Base: Nuestro héroe de peso pesado. La base es, sin duda el primer héroe en nuestro arsenal de belleza. Ayuda cuando el embarazo te dejó con algunas manchas de melasma. O cuando te quedaste dormida en la playa y te bronceaste un poco más de lo indicado.

Corrector… Vivir en una dimensión donde no haya corrector, puede sonar como la más tenebrosa de las pesadillas para algunas. Y es que los correctores nos ayudan TANTO. Si te acostaste tardísimo, tomando un par de tragos con amigas luego de un par de días duros de trabajo, o cuando tu pareja y tu tuvieron una pelea hasta altas horas de la noche. Tu corrector siempre estará ahí para socorrerte en tus momentos más difíciles

¿Te gusta nuestro contenido? ¡Mira nuestras notas más frescas! click aquí

El labial, adivinen el personaje: ¿Qué tienes en tu cartera, en numerosas repeticiones, posiblemente del mismo tono? Si, nosotras también somos culpables de ir guardando en nuestro bolso varios labiales, de colores MUY parecidos… Y es que los labiales siempre nos han servido para subir el ánimo.

Hay algo tan sensual y maravilloso en deslizar ese cremoso labial que te queda perfecto… Además, sabes que serás la más llamativa cuando llevas tu labial rojo. ¿Sabías que en Francia, se realizó un curioso estudio que determinó que las meseras con labial rojo, se llevan mejores propinas?

De último, pero no menos importante: la máscara de pestañas, sin ti nuestros ojos se verían apagados, nuestras pestañas inexistentes, ¿nuestro look? INCOMPLETO… ¡Y que las lágrimas no sean impedimento! Ya que las hay a prueba de agua, siendo el acompañante ideal en más de una boda, recital de tus hijos, y momentos invaluables que quedarán por siempre en nuestra memoria

Maquillaje: ¡GRACIAS POR EXISTIR!