Estoy segura de que si eres mamá, como yo, te preguntas a diario si lo estarás haciendo bien o qué podrías hacer para ser una mejor madre.

En lo personal, a mi me ha servido mucho pensar qué haría mi mamá y qué cosas hizo ella por las cuales siempre sentí que era la mejor mamá del mundo.

Por María Luisa Osacar 

Por supuesto que también recurro al internet. Allí podemos encontrar miles cuadros, imágenes y reflexiones que nos pueden ayudar a hacer volar nuestra imaginación con ideas de pequeñas cosas que hacer en nuestro día a día.

Tenemos que admitir que, muchas veces las mil y una cosas que tenemos que hacer, pueden bloquear un poco nuestra imaginación. Por lo que un algo de ayudita no está de más.

Hoy quiero compartir contigo algunas de las cosas que hago y que siento que me ayudan a construir cada día más ese vínculo con mi bebé.

#1 Masajitos en la sien

¿Alguna vez te han dado un masaje en la sien? ¿Delicioso, verdad? Prueba a hacérselo a tu hijo, verás cómo lo relaja y a la vez sigues construyendo un vínculo especial con él.

#2 Jugar a las escondidas

A los niños les encanta las emociones y definitivamente jugar a las escondidas te llena de adrenalina. Puedes hacerlo en cualquier lugar donde te encuentres. Sorpréndelo.

#3 Hacer guerra de almohadas

Si es muy pequeño, puedes simplemente jugar tú haciendo volar su almohadita o si ya es más grande jugar junto con él. Es probable que, si no lo has hecho, veas su rostro lleno de ilusión.

#4 Decirle y demostrarle lo mucho que lo amas

Algunas personas son más expresivas que otras y no a todas nos fluye ser cariñosos. Sin embargo, nuestros hijos necesitan de tanto cariño y amor. Esto ayuda a construir su autoestima y que al ser grandes ellos sean personas compasivas y con empatía hacia los demás.

#5 Evitar el celular

Es difícil, lo sé. Cada día el celular se vuelve más parte de nuestro ser. ¿pero puede serlo más que nuestro propio hijo? Si estás con tu hijo, enfócate en él. Quienes están del otro lado del celular pueden esperar.

#6 Rezar junto a él

Tener ese momento para rezar con tu hijo, enseñarle a ser agradecido y a que Dios está con él es una de las mayores herencias que le dejarás. No solo le ayudas a construir esa relación con Dios, sino también a formar sus valores.

#7 Hablarle en secreto

Esto es algo que les encanta a los niños. Ser tu confidente, contarle un secretito lo hará feliz y  sentir súper especial.

#8 Sonreir todo el tiempo

No importa los problemas que tengas, el tiempo con tu hijo debe ser lleno de alegría y optimismo. Aprovéchalo para olvidar aquello que te incomoda, sonríe y diviértete con él.

#9 Experimenta junto a él

Nuevas sensaciones, texturas, juegos, lugares, lo que sea. Participa con él de esa nueva actividad, ayúdalo a descubrir cosas nuevas y revive junto a él tu infancia.

10# Sorprenderlo

El factor sorpresa es algo que los niños recuerdan toda la vida. Yo nunca olvidaré el pajarito que me traía chocolates y que de la nada caían del cielo. Seguramente hay algo que recuerdes de tu infancia que te hacía sorprenderte. Hazlo también con tu hijo.

En fin, todo se resume en pasar tiempo de calidad con tu hijo. Es hacer que el tiempo  con él cuente, que sea solo para él y que nosotras, como mamás lo disfrutemos. Si tu lo disfrutas, él también lo hará.

Conoce más sobre María Luisa aquí.