Todos pensamos que conocemos la manera correcta de cepillarse. Pero hoy, te podrías sorprender…

Cepillarse es un acto tan rutinario del que pocas veces tomamos conciencia. Cometemos más errores de los que creemos y, como consecuencia, la salud de nuestra boca se resiente.

¿Debemos mojar el cepillo con agua? ¿Debemos enjugarnos la boca al terminar? Para derribar estos mitos, hoy tenemos las verdaderas respuestas a tus incógnitas:

Recuerda también que el cepillado de dientes ideal varía en función de las características y necesidades de cada persona.

#1 Enjuágate la boca con agua antes de comenzar


Eliminarás los grandes restos de comida y neutralizarás la acidez de algunos alimentos (vinagre, refrescos, zumo de naranja…) Estos podrían debilitar tu esmalte y hacerlo muy vulnerable al cepillado.

Lee también: Errores que seguramente cometes al cepillarte los dientes desde niña 

#2 Cepilla tus dientes en seco

 

Lo que realmente limpia nuestra boca es el cepillo, en seco, que actúa como una escoba para eliminar las bacterias.

La pasta de dientes no es necesaria, es tan sólo un complemento que puede aportarnos beneficios adicionales. El Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España recomienda seguir esta técnica de cepillado:

Como norma general, intenta crear en tu cabeza una secuencia para no dejar ninguna zona por cepillar o no centrarte siempre en la misma. Recuerda, además, que no es necesario apretar el cepillo ni ser muy enérgico ya que nuestras encías podrían retraerse como consecuencia de un cepillado agresivo.

Es fundamental que no olvides cepillarte la lengua, de dentro hacia fuera. Esta es la parte de la boca donde se acumulan más bacterias, y si no la limpiamos correctamente nuestro cepillado no habrá servido de nada.

Si optas por utilizar pasta de dientes tendrás beneficios añadidos para tu higiene dental ya que, aparte de agentes espumantes (por ejemplo, lauril sulfato), incluye productos con algún beneficio extra para la limpieza.

Nunca mojes el cepillo con agua ya que harás que las cerdas pierdan su eficacia ¿o acaso mojarías una escoba antes de barrer?

#3 Usa el hilo dental 

Tras un buen cepillado, dejamos sin limpiar el 40 % de la superficie de nuestros dientes. Para conseguir una higiene óptima es necesario limpiar estos espacios con seda o hilo dental o con cepillos interdentales.

Los dentistas recomiendan realizar al menos una higiene interdental al día, antes o después del cepillado.

Estos son los 3 pasos básicos para un cepillado perfecto. Como habrás comprobado, el cepillo y la limpieza interproximal son estrictamente necesarios.

¿Tú te cepillabas mojando el cepillo antes?