La boda de Lionel Messi y Antonella Rocuzzo se realizó como se tenía pensado, con mucho hermetismo. Sin embargo, siempre la salen a la luz fotos y detalles importantes.

La alfombra roja dispuesta en uno de los sectores del fastuoso casino hotel City Center se llenó de periodistas llegados de todas partes del mundo.

Cerca de las nueve de la noche, la pareja se mostró ante la prensa con una alegría indisimulable. Lionel,con un estilo sobrio, de traje negro, camisa blanca y corbata gris, con una flor blanca como detalle. Antonella, con un elegante vestido sirena blanco y un elaborado encaje en la espalda. Los novios se besaron ante los gritos y aplausos de la prensa y exhibieron la libreta de matrimonio.

Los invitados especiales

La privacidad comenzó días atrás con la llegada de los invitados a la ciudad de Rosario, y continuó este viernes, con los rezagados.

A las 11.58 arribaron la cantante colombiana Shakira y Gerard Piqué, la pareja más esperada por los rosarinos. Lo hicieron en un vuelo privado que aterrizó en el aeropuerto Islas Malvinas de la localidad de Fisherton. Ella, con campera negra y gorro del mismo color, protagonizó la intriga del día ya que muchos especularon con que suba al escenario y sume a las participaciones de la cantante Karina –pareja de Agüero– y el grupo de cumbia pop Maramá.

Cerca de las 16 arribó al mismo lugar otra de las estrellas invitadas, el crack brasileño Neymar junto al lateral Dani Alves.

La decoración

El mismo tono sobrio tuvo la decoración de las mesas, todas negras y con individuales claros que hicieron que se destaque la vajilla antigua, especialmente alquilada para la ocasión, al igual que las sillas, de cristal estilo Tiffany, que hicieron lucir la vestimenta de los invitados. Según trascendió, esas fueron una de las pocas erogaciones de dinero que realizó la familia Messi, ya que el lugar fue cedido en canje, los souvenirs -una sencilla caja que contiene un vino con su correspondiente destapador y un pote de dulce de leche, postre favorito de la pulga- son de realización artesanal y hasta el DJ es un amigo de la familia.

Lomo asado, cazuela de mollejas y chorizo bombón, regado de los mejores varietales de Argentina continuaron con el raid carnívoro que fue deleite de los invitados durante las últimas 72 horas. También hay una estación de sushi. Calorías que los invitados, la mayoría jugadores de fútbol, deberán quemar antes del inicio de la temporada.

Pero no todo es color de rosa. El arzobispado de la ciudad de Rosario no autorizó a la pareja a montar una capilla en el inexpugnable reducto del City Center, por lo que solo se realizó la ceremonia civil, tal vez, el momento más emotivo de la tarde noche. Un juez de paz amigo de la familia se encargó de enlazar a los novios en apenas 15 minutos en un atril colocado debajo de dos arcos de cristal, y con los dos hijos de la pareja, Thiago y Mateo, oficiando de testigos.

«Messi y Antonella Roccuzzo pidieron un turno para casarse hoy en la Catedral, situada en Buenos Aires y Córdoba, a un par de cuadras del Monumento Nacional a la Bandera, un lugar en el que finalmente los novios y sus familias desistieron de hacer la ceremonia religiosa por cuestiones de seguridad», abundaron allegados a la pareja y fuentes de la Iglesia de Rosario, citados por la agencia Telam.

En tanto una vocera de la jerarquía eclesiástica rosarina confió al diario local La Capital que “lo de la capilla en un casino fue rechazado por una cuestión histórica, siempre hay mucha resistencia de la Iglesia al juego y mucho más en un caso de tanta exposición mediática”.

Información de El País.com