La niñez es una de las etapas más hermosas del ser humano, todo es un constante aprendizaje. Cada día es una nueva oportunidad para hacer descubrimientos increíbles, así como lo hacen los niños. Así cuando se sorprenden al conocer un lindo jardín, hasta aprender a maquillarse con los productos de mamá.

Por Andrea Quijada, psicóloga 

Pero ¿Qué sucede cuando los niños tienen conductas preocupantes? Como por ejemplo golpear a sus compañeros sin ningún motivo, patear a otros o hacer berrinches agresivos.

En psicología se manejan diversas teorías del comportamiento humano y sobre todo del desarrollo evolutivo del ser, estudiando profundamente la infancia y todos sus aspectos. Todas estas teorías y estudios que se han realizado tienen el mismo resultado, todas nuestras conductas están influidas por nuestros mecanismos biológicos y por nuestro entorno.

Entonces, ¿Qué hacer con un niño violento?

Los expertos indican que siempre, lo primero que se debe hacer ante cualquier conducta “anormal” (tomando el término anormal como algo fuera de la normalidad), es descartar cualquier indicio orgánico. Desde traumatismos cerebrales hasta los niveles de neurotransmisores. Para ello existen diversos estudios que médicos especialistas pueden detectar y tratar desde el nivel biológico (como neurólogos, psiquiatras, pediatras, entre otros).

Por otro lado, si las conductas agresivas no se deben a ninguna anomalía biológica, es importante revisar el entorno del niño, desde la familia, los amigos y la escuela. Además, los medios de comunicación como videojuegos, internet, televisión y todos los entornos a los que el niño pueda estar expuesto.

Lo principal  es hablar con el pequeño, muchas veces asumimos que al ser pequeños, no van a decir lo que sienten o dirán mentiras y los niños son los que pueden decir lo que les sucede mejor que nadie. Lo importante es que los padres no minimicen sus formas de expresarse e investiguen todo lo que los niños le cuenten. En muchos casos, los niños intentan decir lo que les sucede y los padres por no salir de la zona de confort de la escuela, las actividades extra curriculares o las nanas pueden estar ocasionando un daño inconsciente a sus hijos.

Por último, es vital que si se tienen disconformidades en la familia, discusiones entre los miembros o diferencias de opinión, se traten con respeto y dejando de lado al niño porque esto solo puede potenciar la agresividad.

Resultado de imagen de niños violentos

Además, es importante demostrarle a los niños que no hay nada más bonito, más puro y más gratificante que recibir amor y esto se demuestra precisamente dándoles amor. Diles todos los días lo brillantes que son, lo completas que son sus vidas como padres gracias a ellos, lo inteligentes, capaces y grandiosos que son y nunca decirles palabras ofensivas como “tonto, bobo, bruto” que les haga sentir impotencia o agresividad, porque es cierto que todos como seres humanos nos cansamos y frustramos y las madres en ocasiones no saben manejar el estrés de su día a día, pero nada jamás será motivo para dejar de hacer sentir especiales, importantes y amados a los pequeños de la casa.

Resultado de imagen de amor familiar