Con el ritmo de vida que se lleva hoy día, muchas veces se tiene que comer fuera de casa. Ya sea por practicidad y falta de tiempo. No se necesita salir de un régimen alimenticio sano, el comer fuera, puede llegar a disfrutarse de manera saludable y equilibrada. Claro está que es super importante que la mayoría de tus comidas las preparas o hagas en casa. Así, tu sabrás cómo y con qué cocinas tus alimentos.

Por Anabella Cuervo – @LovingHealthAC

Aquí dejo unos tips que pueden ayudarte a la hora de comer fuera de casa:

Ordena agua para beber

Evita las sodas/gaseosas, los jugos azucarados y el alcohol. Puedes también optar por tés naturales, limonada o jugos naturales sin azúcar. En caso quieras endulzar tu bebida, pide edulcorantes (como Stevia) y tú mismo controla la cantidad, para que no sea muy dulce.

Pide una entradita para bajar la ansiedad y evitar el pan de mesa

Muchas veces nos regalan pan de entrada, y al llegar con mucha hambre al restaurante, se suele picar con este, siendo un error. Mejor opta por compartir una entrada con tus compañeros. Y ¿qué pedir?

Elige ensaladas y siempre solicita que el aderezo te lo den aparte. Preferiblemente, adereza con aceite de oliva y toque de balsámico, y evita aderezos cremosos, ya que contienen mucha grasa.

Otra entrada puede ser un carpaccio o tartar, pidiendo los condimentos aparte.

Plato principal

Elige proteína de cortes magros, cocinada SIEMPRE a la plancha, horneado o al vapor. Evita lo apanado y frito: pechuga de pollo, filete de pescado o res, mariscos, etc. a la plancha, bajos en sal.

Acompañamiento

Vegetales al vapor o ensalada, pidiendo siempre el aderezo aparte. De querer carbohidratos/almidones, recuerda elegir carbohidratos complejos (de absorción lenta) como camote, arroz integral, quinoa, yuca, otoe o ñame sancochado, papas horneadas con su piel, menestras o plátano al horno o sancochado. Además, recuerda que la porción no debe exceder el puño de tu mano, ¡no más!

Controla las porciones

No comas con la vista, disfruta cada bocado sin quedar demasiado lleno. Evita los “all you can eat” o buffet donde pienses que no podrás tener voluntad para comer con medida. Además, cuando se come en exceso, es posible sentir más cansancio y sueño en la tarde.

 

De pedir postre ¡siempre compártelo! Sino, sustituye el postrecito por un café oscurito con toque de leche descremada (y endulza con edulcorante).

 

Evita llegar al restaurante con demasiada hambre. Si realizas un buen desayuno y merienda, a la hora de la siguiente comida, podrás controlar mejor la cantidad y la calidad de lo que ingieres.

 

 

¡Déjanos tu comentario!
The following two tabs change content below.

Anabella Cuervo

Colaboradora
Una chica apasionada por compartir todos los conocimientos y herramientas aprendidas sobre nutrición y salud con las personas, para ayudarlas a adquirir una vida saludable. "Mi mayor deseo es motivar a la gente a entender la importancia de cuidarse para sentirse bien, con energía y ¡llenos de felicidad". En 2012 obtuvo un Minor en Psicología y en diciembre 2014 culminó sus estudios de Nutrición y Dietética, graduándome de la carrera más apasionante, o mejor dicho, de su mayor pasión: LA NUTRICIÓN.

Latest posts by Anabella Cuervo (see all)

Loading...