Cuando los bebés lloran en las noches, la relación entre los padres y sus horas de sueño pueden cambiar por completo.

Pero no lloran por cualquier cosa, parece que hay una razón más profunda de su llanto nocturno. Según investigadores de la Universidad de Harvard es su forma de evitar que sus padres tengan una noche romántica y conciban otro hijo.

¿Puedes creerlo?

Cuando los bebés cumplen alrededor de 18 meses se empiezan a despertar con más frecuencia, aún cuando no tengan hambre. Un patrón que se me repite en bebés que siguen lactando.

Según el estudio, amamantar durante los noches podría causar amenorrea a las madres, que es la ausencia de periodos menstruales de una mujer. David Haig, autor del estudio, señaló que despertar en la noches para lactar es una forma de que los bebés extiendan la amenorrea de su madre y retrasen el nacimiento de un hermano o hermana menor».

«La fatiga materna puede verse como parte de la estrategia de un bebé para extender el  intervalo intergenésico, el esparcimiento entre embarazos».

El estudio añade que amamantar es algo que da muchos beneficios para las madres, pero definitivamente no es algo que ayude a tener una mejor calidad de sueño.

Lo que significa la llegada de un bebé

Siobhan Freegard, fundador del sitio para padres Netmums agrega: «La llegada de un nuevo bebé es una prueba para las relaciones más fuertes, los padres podrían sorprenderse cómo está podría quitarles el sueño y lo agotados que se sentirán».

Otro estudio reciente en Japón señaló también que los bebés pueden fingir llorar para llamar la atención de sus madre.

Nota retomada de Imujer.com