¿Qué es el “instinto maternal”?

El instinto maternal es la “tendencia innata de proteger y cuidar a tus hijos”. Así lo define Elyse Rubenstein, una psiquiatra de Filadelfia que trata a mamás recientes. Casi todas las madres (tanto humanas como animales) llegan a sentirlo en algún momento después de tener un hijo.

Varios estudios psicológicos confirman que el instinto maternal aparece cuando nace el niño/a y no antes. Una vez nace el hijo sale el instinto como medida de proteger y cuidar al recién nacido.

No siempre la decisión de ser madre es tan fácil como escucharnos a nosotras mismas y ver si nos hace felices tenerlo o no. A veces los deseos están modificados por la razón y aprendizaje. Es como el instinto sexual, podríamos decir que todo ser humano lo posee, pero unos lo usan sin amor. Otros, solo con amor porque su razón les dice que no está bien hacerlo de otra manera, y otros no hacen uso del sexo por creencias religiosas.

Lo cierto es que la mente domina gran parte de los instintos. Lo mismo podría pasar con el instinto maternal, algunas podrían poseerlo, pero su razón les frena porque han puesto en una balanza los pros y los contras y sienten que hay muchas más contras y no sería lo más apropiado.

Un temor muy extendido por el que muchas se decantan por no ser madres es el miedo a los cambios, ya que de repente se pasa a otra etapa diferente y una vez tomada la decisión no hay marcha atrás.

De aquí la pregunta: ¿Cómo una chica primeriza en maternidad puede enfrentarse a su gran miedo de ser mamá?

En la etapa del embarazo, resulta normal que la futura mamá se cuestione de qué modo desempeñará este maravilloso rol.

Es durante esta etapa, cuando aparecen esas típicas dudas, de primeriza, que rondarán su mente por todo este tiempo. Entonces, en este período, tenderá a preguntarse si podrá ser capaz de atender de forma satisfactoria a su pequeño que la necesitará todo el tiempo.

Pronto, todos estos pensamientos tenderán a disiparse. Ocurre cuando nos hemos transformado, al fin, en toda una madre y a sus brazos ha llegado esa hermosa criaturita que albergó en su vientre.

Lo hermoso de ser primeriza

Es en este instante cuando se produce la magia: se va el miedo y la incertidumbre y aflora el instinto natural. Es este instinto, el que desempeñará un rol fundamental en la forma de pensar, así como en el modo de actuar de la mamá.

Yo soy madre primeriza, y no me queda duda que la mayoría de las madres que somos primeriza sentimos miedo, diversas inquietudes no solo por el hecho de él mismo embarazo, que si hago esto o aquello afectará mi bebé o que si le hago caso a mi doctor o que a si mi madre en fin enfrentarse a diversos miedos por ser una etapa nueva en nuestras vidas es completamente normal lo viví y lo sigo viviendo en carne propia porque antes de ser madre y ahora después te seguirás haciéndote preguntas como: ¿Seré una buena madre? ¿Lo estaré haciendo bien? ¿Estaré preparada para este nuevo cambio?  La verdad te cuento que yo creía estarlo y cada día me doy cuenta que NO, todo lo he ido superando poco a poco siguiendo mi instinto como madre y a su vez aprendiendo de mi propia experiencia claro no me cabe ninguna duda que si nos apoyamos en grupos de madres podemos sentirnos mejor pero la realidad es que cada madre vive su propia aventura de ser mamá….

Puedo señalarles algunos casos a los que les he llamado mi instinto de madre:

  • Mi sueño particularmente siempre ha sido ligero, pero desde que me he convertido en madre se me ha desarrollado actualmente hago colecho con mi hija y ella particularmente es un terremoto moviéndose en la cama instintivamente me ha tocado despertarme de la nada cuando ella está apunto de golpearse o simplemente arreglarla por una mala postura. También cuando mi bebe necesitaba ser alimentada unos segundo antes que se despertara yo lo hacía.

  • Y si hablamos cuando sabemos que se sienten mal de salud esa sensación en particular que algo nos dice que no está bien. Creo que existe una fuerza natural, un instinto que se despierta cuando tienes a tu bebé.

En cierta manera, hay quien puede pensar que todos estos instintos naturales son un sinvivir, pero, sin embargo, forman parte de la vida, de la supervivencia de la especie.

¿Es cierto que se aprende en el camino? ¿Y que todo es por instinto?

Desde mi base de experiencia como madre puedo mencionar que la parte instintiva sí existe, pero no me cabe la menor duda que es cierto que en el camino también se aprende y que cada experiencia es distinta de la otra, cada hijo es único cada embarazo es distinto del otro pero lo más importante y que no te quepa la menor duda que a pesar de muchas cosas que estés pasando en este momento como futura madre primeriza o madre primeriza que lo estás haciendo bien, no todo lo que brilla es oro pero es la mejor aventura y experiencia que podamos tener en nuestra vida…

 

 

Loading...