Cuando mi mamá me regaló su carro como primer auto, estaba mega emocionada. Suena bastante tonto pero era como las llaves a la autonomía. Ese carro era mi maleta de viaje, literal, porque tenía de todo en el maletero. Fácilmente encontrabas unas escuadras de dibujo como podías descubrir unas chancletas de playa.

Por Janett Díaz de The Mommy List PTY

Por ese periodo de mi vida, mi auto era mi refugio. Cuando iba sola no sólo manejaba; cantaba, meditaba, «monologueaba» y planeaba.

Muchos años han pasado de eso, y sigo necesitando un refugio. Y como madre, creo que ahora más que nunca… es más, TODAS necesitamos un refugio. Ojo, no pare esconderse de los hijos (bueno, a veces jajaja) más bien para entrar en contacto contigo misma. Un lugar que te permita nivelar la cabeza, el corazón y el espíritu.

¿Ya tienes ese lugar? Si no, es hora de buscar uno

Tu casa puede ser ese lugar, sólo que debes escoger bien el momento. Normalmente, nuestros hogares son bulliciosos cuando hay niños, tanto así, que a veces ni puedes hablar con tu pareja. Encontrar un rinconcito para ti puede ser un desafío. Piensa en lo que necesitas para relajarte: un libro, música, verdor o simplemente silencio.

Si tu hogar es claramente el lugar equivocado, piensa en lo que te llena de alegría y tranquilidad. Yo, por ejemplo, encontré mi pedacito de paz haciendo ejercicio. Sí, como leyeron, ejercicio. Si es en un local, voy a horas donde está desierto; y si es al aire libre, voy sola. Esos 45 minutos son de mi para mi. Con música o sin ella, al yoga o a correr, ese es mi momento. Sólo yo basto. Aprovecho para tocar base con mis metas, mis pensamientos o sólo con los mandados de la semana. Piensa si este también puede ser tu refugio.

Los hobbies son una excelente forma de canalizar las emociones. No importa si pintas, bordas o haces jabones; tu hobby seguramente te trae una sensación de satisfacción y valorización. Convierte eso en tu momento contigo misma. Sólo debes recordar al resto de la familia que cuando estás creando te brinden el espacio necesario.

¿Qué es lo que de verdad importa? ¡Importa sacar tiempo para ti! Para hablar contigo misma, buscar tu norte si te sientes alejada de el, proponerte nuevas cosas o evaluar las que ya tienes entre manos. Haz un espacio para alimentar tu espíritu, de la forma que más te brinde serenidad y sosiego. No hay culpa en dedicarte unos minutos para tu armonía, te aseguro que tu familia y tu misma lo vas a agradecer.

xoxo

Janett de The Mommy List PTY Síguela en sus redes sociales, aquí.