A menudo tenemos contacto con personas que parece que viven en un cuento de hadas. Todo es perfecto y parece que nada los perturba y pensamos ¿cómo hacen para vivir así? La verdad es que no es tan difícil una vez que se toma la decisión de hacerlo y de atacar ese vacío que generalmente sentimos.

Por Andrea Quijada, psicóloga

Vivir positivamente, ¿a que se refiere?

Esta expresión no se trata de decirle a todo sí o de no preocuparse por las cosas que suceden a tu alrededor. Se trata de estar consciente que si bien es cierto, hay muchas preocupaciones en la vida de un adulto, también es cierto que tenemos la potestad de elegir de qué forma estas preocupaciones nos afectan.

Resultado de imagen de vivir plenamente

Pero… ¿el cuento feliz realmente existe?

La respuesta a esta pregunta está dentro de nosotros mismos, todos los días hay motivos para agradecer. Nada más con el hecho de tener un techo, una familia, salud y alimentación ya es suficiente para amanecer con una sonrisa en el rostro. Pero es cierto que muchas veces las presiones sociales nos hacen exigirnos más y más cada día. Esto sucede a tal punto que estas cosas sencillas de la vida parecen no tener la misma importancia que tener un automóvil del ultimo modelo o una casa a la orilla de la playa.

Maximizar los pensamientos positivos y minimizar los pensamientos negativos

Al tomar la decisión de vivir de forma positiva, todo a tu alrededor cambia. Las flores parecen más coloridas, las personas parecen más amables y tu vida comienza a ser más bonita. Realmente ese cambio en la estructura del pensamiento hace que tus conductas y actitudes sean cada día mejores para los que te rodean, para lograr esto, se puede comenzar con un ejercicio sencillo. Mira las flores, el cielo, el mar desde tu ventana o aquello que te inspire y enfócate en ello, da gracias por lo que estás mirando y despeja todo lo negativo que pueda venir a tu mente, verás que después de que valoras estas cosas sencillas. En cuestión de tiempo, tus pensamientos negativos se vuelven positivos, como por ejemplo, si antes sentías un poco de envidia por el auto de tu vecino, ahora pensarás que son afortunados por tenerlo y te sentirás feliz por ellos.

Resultado de imagen de familia feliz

Vivir el aquí y el ahora

Este es uno de los aspectos más importantes de este cambio de actitud y es el hecho de disfrutar todo lo que haces de forma presencial. Si estás en el parque con tus hijos, olvidar que tienes en casa un montón de ropa sin lavar o si estas de fin de semana en la playa, desconectar el celular y apreciar ese viaje familiar, las obligaciones pueden esperar al lunes, pero tus familiares y esos momentos especiales no volverán.

Imagen relacionada

Entonces, si es posible vivir positivamente, es posible enfocarnos en el día a día, enfocarnos en nuestra familia y dejar de preocuparnos por esas cosas pequeñas que crecen poco a poco hasta convertirse en un gran problema por la cantidad de tiempo que invertimos en preocuparnos.

Recuerda que, la salud mental se refleja en nuestro cuerpo y en la medida que seamos más plenos, más felices y más agradecidos con lo que tenemos, nuestro organismo responderá a ello y nos sentiremos mejor tanto por dentro como por fuera.