Si de la mujer moderna me pidieran hacerle una caricatura, la haría tipo superhéroe. La llamaría La Mujer Pulpo. Así tipo diosa hindú con miles de brazos pero con sus 2 piernas, cosa que le hace estar fuera de balance. O con una capa y con su antifaz, el cual no oculta su identidad sino sus horrendas ojeras.

Por Janett Díaz 

Imagínenla por favor…cambia pañales más rápido que una bala, entrega el reporte más completo que licenciado en física cuántica. Además, hace los recordatorios sin ver Pinterest, le cocina al esposo mejor que Gordon Ramsey, corre por el parque con más ímpetu que atleta olímpico, lleva la junta de padres de familia mejor que Churchill y ¡ah! todo esto bien vestida, nada de fachas.

Lee también: Soy madre emprendedora y tú también puedes serlo 

Estoy segura que alguna se dijo a si misma, “uff, yo hago más que todo eso” y le preguntaría: ¿por qué? ¿Por qué tenemos este concepto que la que más hace es la más apta? No entiendo cuando el término de multitasker se convirtió en sinónimo de exitosa.

Empezaré por decirles que el término multitasking fue acuñado por primera vez en 1985 por la compañía IBM. Esto fue al referirse a los CPU de sus computadoras e indicar que podían hacer varias tareas a la vez. Por ejemplo: abrir un programa y luego abrir otro.

En ningún momento se refería a que quisieras maquillarte y estar en conferencia por el celular al mismo tiempo mientras manejas. A mi parecer, este concepto nunca tuvo la intención de referirse a los seres humanos. A ver si no te ha pasado… estás llena de cosas y llega alguien y te pide que hagas algo.

Suena tan simple, suena tan rápido y además te lo pidieron con carita de gatito perdido y dijiste que si. Al día siguiente, cuando enfrentas a la realidad mientras revisas tu lista de cosas por hacer, te sientas y dices: ¿por qué dije que si?. ¡Maldito multitasking!

A mí me pasa más de lo que quisiera admitir. La mujer moderna, madre o no, quiere aceptar todos los roles y ejecutarlos a la perfección.

“Yo creo que el desafío más grande que enfrenta la mujer de hoy es la reconciliación consigo misma, en el sentido de que debe disfrutar la vida sin sentir que es una exigencia.”

No hemos aprendido a decir que no sin sentir culpa. Preferimos quedarnos cortas y dar una excusa que decir un sincero no. ¿Cuando quisimos conquistar el mundo entero? No me mal interpreten, es bueno conquistar, ambicionar y exigirnos más. Lo que esta mal es llevarnos al punto donde cuando no lo logramos nos sentimos fracasadas.

En una entrevista de la reconocida psicóloga chilena, Pilar Sordo, dijo: “nos han hecho un mal favor a nosotras las mujeres… nos dividen tanto y nos dicen: la mujer tiene que ser esto y lo otro”, continúa diciendo: “Yo creo que el desafío más grande que enfrenta la mujer de hoy es la reconciliación consigo misma, en el sentido de que debe disfrutar la vida sin sentir que es una exigencia.”.

Creo que sus palabras son muy ciertas. Muchas de nosotras dejamos que se nos exijan, y a su vez, nosotras nos exigimos hasta el punto de quiebre. Nos ponemos mal…mal de no lograrlo todo y mal del agotamiento físico… y para colmo, hasta nos sentimos culpables por estar agotadas. Lo que puedo rescatar todo esto, es que como dice Pilar Sordo, hay que dejar de sentir que todo es una exigencia.

Lee también: Si sientes que hay un vacío en ti, tienes que ver esto

Que hoy no recogiste la lavandería, que hoy el niño tomo fórmula porque no tuviste tiempo de ordeñarte, que le cancelaste a la amiga porque te tuviste que quedar en el trabajo, que el esposo comió recalentado porque hacías la tarea con los peques, que le dijiste a tu hermana que harías con ella los recordatorios pero te quedaste dormida porque estás realmente cansada…

No es una cuestión de dejar de aspirar a ser mejor, es una cuestión de simplificar, de retomar lo básico, de tomarnos nuestro tiempo, de disfrutar lo que hacemos sin correderas, de que a veces hay que decir que no sin sentir culpa.

¡Déjanos tu comentario!
The following two tabs change content below.

The Mommy List PTY

Colaboradora
Ex directora de marketing de la cadena de tiendas de departamentos Collins. Socia propietaria y directora creativa de MGZ Editorial, un estudio de diseño gráfico especializado en diseño editorial y branding. En 2007, estuvo entre los ganadores de los mejores diseños editoriales por su concepto de diseño y diseño del libro de cocina "Más Sabores". Comenzó como diseñadora gráfica en Ají Pintao, un galardonado estudio panameño de diseño. Hoy es una mamá blogger con un seguimiento de más de 10K padres de Panamá y otros países. Conectando a través de su blog, Instagram y Youtube con su público. Es super simpática y ocurrente. Nos contagia con su sinceridad y sobre todo con sus consejos en las notas que escribe.
Loading...