¿Vas a ser mami próximamente o ya te encuentras lactando a tu bebé? Entonces, esta nota, te encantará. Una mami te dará esos tips que le sirvieron a ella en esta hermosa, pero caótica etapa.

Toma nota:

#1 DIETAS PREHISTÓRICAS: Durante la lactancia la madre no está obligada, ni debe sentirse presionada a hacer dieta especial. La mayoría de veces, si el médico no te indica lo contrario, podrás comer de todo.

De hecho, hasta esa tacita de café al día que tanto añoras. Si comes algo y sientes que provoca gases a tu bebé, entonces toma nota o consulta con su pediatra. Cada niño es diferente y lo que puede alterar la barriguita de uno, pueda que no lo ocasione con otros.

Por Estefani Castillo

Mucho cuidado:

Debes tener precaución con esos “te” para producir más leche. A veces, son los que ocasionan los famosos cólicos. Recuerda que la vaca produce un montón de leche y no toma leche, ni agua de arroz, ni leche con avena, ni nada de nada. ¡No te vuelvas loca, ni pienses que tu leche no le gusta a tu bebé. Ni pienses que le cae mal! Ojo, evita los lácteos al principio… y come con felicidad.

#2 AL PRINCIPIO, NI CHUPETE NI BIBERÓN: Es importante no ofrecer chupetes ni biberones al bebé hasta que la lactancia materna esté bien consolidada. Lo que sucede en aproximadamente tres o cuatro semanas. Claro, esto es opcional de cada mamá.

Yissel y su bebé

3.    DARSE TIEMPO: Los primeros días la lactancia materna puede no ser completamente perfectos. No deberías dejar que los dolores y la inexperiencia te desanimen.

El proceso de adaptación es lento y poco a poco lograrás que los dolores desaparezcan. Con el paso del tiempo, verás que encontrarás la manera perfecta de alimentar a tu bebé. Pronto lo harás sin dolores y con muchísima alegría.

Es vital…

Buscar manos amigas, en especial las que tienen más de 6 meses amamantando. Mi ginecóloga siempre me dice que una tribu es lo que toda mujer iniciando la lactancia necesita.

4. NO TENER VERGÜENZA DE ALIMENTAR A TU BEBÉ EN PÚBLICO

Lo más importante para toda madre es alimentar a su bebé correctamente. Y claro, en los momentos en que él tenga hambre. Sin embargo, muchas veces nos da vergüenza de dar de amamantar en público.

Para sentirte más cómoda puedes llevar contigo una manta para mantener tu intimidad y la de tu bebé. Es algo súper común, no te inquietes. La lactancia es algo HERMOSO y no deberías limitarte por miedo o vergüenza ¡haz lo que tu sientas!

 

5. ES VALIDA LA SORDERA SELECTIVA: Olvida el “dicen que…” y el “siempre se ha dicho…” ¿Dice quién? ¿La vecina de al lado? ¿La tía cuquita?

Haz caso a los especialistas, consejeras de lactancia, al pediatra y al ginecólogo. Todos ellos deberían ser profesionales de plena confianza.

Si no lo son, cambia de médicos. Si lo son, no te hace falta escuchar a nadie más… salvo a tu instinto. Piensa si en caso de fiebre alta harías caso a la vecina de tu madre o llevarías al bebé a que lo examinara un doctor.

¡Déjanos tu comentario!
The following two tabs change content below.

Estefany Castillo

Loading...