¡Ahora si!

¡No, no son contracciones de parto!

¡Son las Braxton Hicks!

¡Le faltan unas semanas más!

¡Es normal que duela, pero no estás dilatando!

Son algunas de las frases que escucharás que te dicen desde las 34 semanas. ¿Te suenan conocidas?

Siempre me decían que, a partir de la semana 30, una sentiría el camino eterno. Yo no me lo creía porque mi embarazo pasó súper rápido. Sin embargo, las personas que me lo dijeron, tenían TODA la razón.

Levantarte al baño 10 veces en la noche, sentir hambre desesperante, el insomnio, el peso de la barriga, la incomodidad de la ropa que ya no te queda, etc, etc. Son algunas de las molestias que hacen que esas semanas se sientan eternas.

Si, ser madre es lo más hermoso que hay. Sin embargo, también hay realidades de las que nadie habla.

¡Ah y no digamos del mal humor que se apodera de nosotras! O de esas ganas de llorar que no tienen explicación…

Dicen que cada embarazo es diferente y esto es realmente cierto. Ninguna mujer lo vive igual. Cada quien tiene su propia experiencia. Hoy quiero decirte y contarte 5 experiencias que he tenido durante estas últimas semanas de embarazo.

Lee también: Te cuento toda mi experiencia con contracciones Braxton Hicks 

¿Tu has sentido alguna de estas?

#1 Las idas y vueltas al doctor

Cuando eres primeriza y estás programada para un parto natural es difícil porque el monitoreo es mucho más estricto. Cualquier dolor que sientes, es como de prevención. Realmente, una primeriza no sabe qué es una contracción. Esto es como un misterio.

Puede ser que las últimas semanas vayas más al doctor que en todo tu embarazo o que en toda tu vida. ¡Ten paciencia y no te olvides de disfrutar estos momentos!

#2 ¡Ya no cabe nada en la maleta!

Es normal que metas y metas cosas en las maletas y que al final no quepa nada. Recuerda llevar lo necesario. Si no sabes cuáles son esas cosas importantes, aquí te dejamos esta super nota: Mi lista revisada para la maleta del hospital

#3 Las opiniones sabias de los demás 

Todos van a querer opinar. Te dan consejos y tips que les sirvieron a ellos. Tu mamá y suegra te van a abrumar, pero toma sus comentarios con amor y agradecimiento. Lo que te sirva utilízalo y lo que no, pues solo agradécelo.

La gente lo hace para ayudar y no para molestar. Tú estarás con las hormonas un poco alborotadas. ¡No te tomes nada a pecho!

#4 La paranoia 

La mayoría de mujeres somos paranoicas. Esto es difícil. Debemos estar tranquilas y confiadas que TODO saldrá bien. Recuerda que la mente tiene poder. No pienses mucho y trata de practicar respiración, yoga o preparación al parto. Aquí te dejamos el contacto de un centro de preparación al parto.

#5 Ustedes son lo más importante

Lo importante es lo que opinen, hagan y consideren ustedes como pareja. Recuerda que ustedes son los papás. ¡Que nada te inquiete!