¿Qué es la inteligencia emocional? Se entiende como la capacidad que posee una persona, para manejar, entender, seleccionar y trabajar sus propias emociones y la de los demás. Es poseer esta capacidad y lograr con eficiencia; generar resultados positivos.

Habiendo dicho esto. Puede surgirte la pregunta, ¿Soy una mujer emocionalmente inteligente o cómo puedo serlo?

En múltiples situaciones que se nos presentan en la vida, nuestra capacidad de raciocinio y reacción, se ve comprometida. Es ahí donde caemos en muchas de las malas decisiones que tomamos, con los resultados no esperados y con toda la cadena de impulsos que conllevan nuestros propios resentimientos, molestias o el pésimo manejo de la frustración o la ira.

Mi idea de edificarme como una mujer emocionalmente inteligente, lo adjudico a una práctica constante. Para mi es un proceso que debo aplicar a mi día a día y del cual me hago eco en mi propio actuar.

Poseer esta capacidad, no es reprimirme los sentimientos o mucho menos no permitirmelos, al contrario; es entender por qué llegan esas emociones, que lo causan, si son o no repetitivas y cómo reacciona mi cuerpo y mente ante este suceso.

Creo firmemente que lograr esta capacidad, no es imposible y está bajo nuestros propios medios. Debemos conocernos en lo mas íntimo, saber escucharnos, controlar los pensamientos, identificar qué ocurre cuando flaqueamos en estas situaciones y lograr empoderar nuestro propio ser en todo momento, y así no ser víctimas de lo que nos rodea y no controlamos.

Si! es díficil, porque muchas veces somos nosotras mismas, las que nos desajustamos y no buscamos una razón. No la entendemos, lo atribuimos a un excusa, y dejamos que esta emoción siga su curso.

Nuestra vida siempre va estar repleta de emociones, sentimientos y «personalidades» o «modo de ser». Es única y exclusivamente nuestra responsabilidad, el acoger todo lo positivo y de todo lo que esto conlleva, identificar lo negativo y mantener esta «detoxificación» fuera de nuestro sistema.

¡Pongamos conciencia en nosotras mismas! aprendiendo a ser emocionalmente independientes.

Sigue a Gladys aquí.