Querida futura mamá,

Primero que todo, te felicito, porque dentro de ti se está gestando una maravillosa creación. Espero que estés consciente de ello.

La concepción y formación de un ser humano es un evento de tal magnitud, un mecanismo tan delicadamente perfecto, de tan detallada precisión, que solo es posible sentir admiración y reverencia por esa preciosa manifestación de la vida que desarrolla en u interior.

por Ana Patricia Montenegro de Madrevivencias

Te felicito porque tú eres co-creadora de esa vida. Además de ser co-creadora eres el medio en el cual crece, se desarrolla y se nutre ese ser en formación. Eres especial. ERes un recipiente de vida y amor. Recuerda siempre, en todo momento, lo especial que eres. Es tu naturaleza femenina expresándose en su papel vital.

Has quedado embarazada sin planearlo? Quizá piensas que no es el momento, que no estás preparada, que no tienes una pareja estable o personas que te apoyen para el cuidado de tu hijo o que económicamente no puedes manejarlo. Quizá, cómo me pasó a mí, ya no pensabas que ibas a ser madre y aún no sales de tu asombro ante esta noticia repentinamente inesperada.

Las circunstancias pueden ser muy variadas. Sé que algunas de esas circunstancias son muy difíciles, no lo niego. También sé que en ocasiones estas asustada, preocupada y quizá ansiosa por todo esto que estás viviendo.

Es completamente natural que sientas miedos y preocupaciones. Lo importante es la actitud con la que decidas enfrentarte a esos miedos y preocupaciones y no permitir que te dominen.

Te digo un secreto: dentro de ti reside la fuerza para ser madre

Lee tambien: Soy mamá a los 40 años

Esa fuerza se encuentra latente en tu interior y se desplegara ante ti en toda su extensión cuando…

…Veas por primera vez el delicado rostro de ese bebé.

…Sientas por primera vez el calor de ese cuerpecito acurrucado junto al tuyo.

…Sostengas por primera vez en tus brazos a ese ser que concentra dentro de sí toda la perfección que somos capaces de imaginar.

Desde ese momento en adelante, empezarás a ver el mundo a través de sus ojos y de ellos recibirás las miradas de amor más maravillosas, las que llegaran a lo más profundo de tu alma y de tu ser.  Escucharás salir de su boca los más dulces sonidos y las más hermosas de las palabras. La primera vez que te diga “Te amo, mamá” toda tu vida tendrá sentido.

Serás una buena madre. Sigue tu instinto. Escucha tu intuición. Puede que no lo sientas inmediatamente. Tranquila, poco a poco irás afinando ese canal, esa conexión con tu bebé. Es práctica, como todo en la vida.

Es difícil cuando aún no se es madre, comprender todo aquello que significa, y todo lo que abarca, convertirse en madre. Todos los pensamientos, los sentimientos, el cambio radical en tu vida. Lo digo porque esa fue mi experiencia. Hay que vivirlo para comprenderlo.

Ser madre es una aventura única, enriquecedora, transformadora de vidas, exigente, siempre gratificante y, en todos sentidos, fascinante.

Es la experiencia que removerá tu mundo. Es el evento que te colocará cara a cara con tus sombras y gracias al cual entrarás en contacto con tu faceta más luminosa y, si así lo decides, TE MOTIVARÁ A CONVERTIRTE EN LA MEJOR MUJER QUE PUEDAS LLEGAR A SER.