El pasado 23 de abril, Kate Middleton dio a luz a su tercer hijo, el príncipe Louis. Desde que naciera su primogénito, el pequeño George, la Duquesa de Cambridge nos ha sorprendido con la rapidez con la que ha recuperado su figura.

Middleton es conocida por su afición al ejercicio y los deportes, cualidad que seguramente la ayuda a conseguir buenos resultados, en tiempo récord, cuando se trata de la recuperación post-parto.

La entrenadora, con 20 años de experiencia en el área de wellness, Louise Parker, quien se sabe trabajó con la esposa del príncipe William cuando nació su primer hijo, explicó en una entrevista de la revista People, en qué consiste su método para ayudar a nuevas mamás a volver a su peso. La experta afirma que la clave está en la consistencia y en la determinación de cada quien, a lo que agregó que ejercitarse es importante sin la necesidad de recurrir a largas e intensas rutinas.

Se declar poco partidaria de los ejercicios exhaustivos, especialmente si se trata de mujeres que acaban de dar a luz. Parker, quien sufrió de depresión post parto, señala que “Cualquier práctica demasiado agresiva puede exacerbar la ansiedad”. Ella misma cuenta que superó esta situación por la que pasan tantas mujeres con largas caminatas y recomienda enfrentarse a pequeños desafíos que ayuden a reconstruir tu cuerpo lentamente.

La inglesa aplica un tipo de entrenamiento llamado cardio-esculpir, el cual se enfoca en volver a fortalecer puntos específicos del cuerpo, a través del cual -asegura- tonificas al mismo tiempo que quemas grasas: “La postura necesita mucha autocorrección después del embarazo, así que asegúrate de abrir el tórax, fortalecer la parte superior de la espalda y el centro […] En lugar de hacer una sentadilla normal, tendremos que hacer algo con los brazos o patadas laterales para trabajar los músculos más pequeños “.

Con relación a la dieta, aconseja tener tres comidas al día y dos snacks, todo con alimentos frescos y limpio. “Eliminamos completamente los carbohidratos blancos hasta que alcancemos el objetivo”. Para el desayuno propone comer un plato de muesli con avena, plátano y arándanos, seguido por un snack (antes del almuerzo) que puede ser galletas de avena con mantequilla de maní. Para el mediodía, brochetas de pollo a la plancha con una ensalada de lentejas y judías verdes. En la tarde, recomienda picar un poco de galletas saladas con hummus u optar por un smoothie. El menú para cerrar el día puede ser bistec con verduras condimentadas con ajo, jengibre, hierbas o limón.

Información de Vougue

Loading...