Soy una mujer que no se deja llevar por lo que diga o hace la mayoría. Siempre me ha gustado tener mi propia convicción de las cosas. En otros escritos, ya lo he dicho y aceptado muchas veces, la maternidad rebasó toda expectativa que tenía de mi misma. Y si hablamos de lactancia materna, pensé que estaba suficientemente preparada para dar lactancia exclusiva.

Por Martha Lopez

Había leído mucho al respecto. Al editar artículos, y ves muchísimas recomendaciones, sientes que tienes un poco más de experiencia vivida, sin haberla experimentado. Si, es extraño.

Sin embargo, no es así. Solo las experiencias te preparan realmente. Antes que sigas leyendo, quiero reiterarte que mi convicción es totalmente a favor de la lactancia materna. Sin embargo hay casos en los que, si después de intentar e intentar, por A o B motivo no lo logras, PORQUE todas las mujeres o bebés son diferentes, tienes que encontrar la alternativa de alimentar a tu bebé.

Te cuento mi experiencia

Mi parto fue cesárea, la verdad no era prioridad para mi tener un parto natural. Sin embargo me hubiese gustado. Había escuchado sobre: cesárea humanizada y el ponerme al bebé justo luego de su nacimiento. Nos fue así, a mi bebé se lo llevaron y yo me quedé en recuperación.

Ese mismo día, me lo llevaron para que me lo pusiera al pecho. Me la puse y se prendió rapidísimo. En el hospital, a pesar del dolor que sentía, decidí tenerla conmigo, yo quería alimentarla. Aunque hubiese sido fácil decir: “que se la lleven” no lo hice y decidí alimentarla con pecho. Fueron los días más difíciles, pues es cuando ellos recién se están acostumbrando.

Cuando sucede lo que no planeas

La leche bajó, lento, pero seguro. Me dieron muchísimos escalofríos y en ese momento me sentía mal físicamente. Sin embargo mis ganas de darle teta eran increíbles.La maternidad me ha enseñado a vivir el hoy, porque todos los días son diferentes. Yo era, realmente ya no lo soy, una persona de planear hasta la hora de ir al baño. He disfrutado, cada momento, con mi bebé. Aún esos días de madrugada para darle de comer interminablemente.

El tiempo pasaba y llegaron los comentarios “el bebé no se llena” también de parte de mi esposo. Antes de proseguir, quiero decir que ADMIRO mucho a las mamás que dan lactancia exclusiva. Mis respetos. En mi instancia, estaba dispuesta a todo, no obstante siempre he sido mucho de hacer caso a los consejos de mi mamá. Pero, en este momento, estaba dispuesta a seguir mi instinto de mamá.

Dejé que la bebé succionara y succionara. Pasaba solo en mi pecho. Hasta que un día dije basta…

Realmente, no me cansé de intentar, detestaba la idea de que mi hija estuviera con hambre por mi necedad. Sentía que ya no era un objetivo sano, si no más impuesto por la moda. Ahí está lo malo…

Y así, un día dije, voy a complementar su alimentación. Aún estaba en mi la espinita “estará bien o mal”, lo más importante era lo que mi convicción de mamá me decía.

Mi hija, nació con la bilirrubina alta, sus ojitos estaban amarillos y cómo no comía mucho, no hacía pupu, que es por donde desechan la bilirrubina. Así, junto a mi esposo tomé esa decisión. Mi hija disfruta al máximo cuando está pegada a la teta. La ama y es muy pegada a mi. Sin embargo, es muy comelona.

Te identificas conmigo?

Yo muero de felicidad cuando veo a mamis que ese extraen 5, 7, 9 onzas. A mí me salía media onza de uno y media del otro. Esto hasta el mes. Después, lo más que me extraía, en la madrugada eran 3 onzas de los dos.

No soy muy lechera (todas tenemos la capacidad de alimentar a nuestro bebé, pero de VERDAD lo intenté).

Lo vuelvo a repetir, no para convencerte en que soy una súper mamá. Si no, porque sé que es el caso de muchas mamitas.

Lo intenté, hasta más no poder. Mi consejo es que NO te dejes llevar por modas o tendencias, déjate llevar por tu corazón. Si das solo fórmula, tus razones tendrás. Yo soy feliz porque ALIMENTO a mi bebé y muy agradecida con Dios porque están los medios para hacerlo.

Hoy quiero llegar a ti mamá que te extraes media onza y te sientes decepcionada, así me sentía yo, esa media onza es MUCHO para tu bebé. No te desanimes.

El amor de madre es lo más importante. Ese ser capaz de hacer todo por tu bebé, más allá de lo que te dictan o digan. Todo es mejor cuando escuchas tu instinto y te convences que sea cual sea, tu decisión cómo madre será la mejor.

Hoy, mi bebé tiene tres meses y medio, le doy lactancia materna, NO es exclusiva porque le complemento. Decidí no extraerme y darle directamente, pues yo estoy todo el tiempo con ella y tengo el privilegio de poder cuidarla. Igual, me sigo extrayendo y la cantidad es poca, pero sabes cuando ella come si sé que sale. Siento esa sensación de que mis pechos se llenan. En el día es cuando más come y tengo que complementar con fórmula después de que se está muchísimo tiempo en cada pecho y luego termina llorando de que quiere más. En las madrugadas, mi producción aumenta y solo toma teta, hasta más o menos las 9am.

Ánimo, mamá. Tu caso es único, sigue intentando, tú puedes. Y si no, reinvéntate y no te enojes, ni frustres.

Te dejo los datos de dos educadoras fantásticas que forman parte de Asi Soy Mujer.

Rosangel, a quien puedes seguir en @lactanciasocial y a Fernanda en su Instagram @eligeamamantar

Loading...