Cuando creíamos que la boda entre el príncipe Harry y Meghan Markle no podía ser más un cuento de hadas, llega un detalle más que le da un nuevo empujón de romanticismo a toda esta historia.

Según afirma la marca Aquazzura en su más reciente publicación en Instagram, los zapatos que llevó la Duquesa de Sussex junto al vestido de Stella McCartney para su recepción, fueron, en realidad, un diseño hecho especialmente para Markle, regalo del príncipe  Charlesen celebración de la unión con su hijo, el príncipe Harry.

Los zapatos son esa pieza con la que Cenicienta nos enseñó que son una parte primigenia de cualquier cuento de hadas, así que qué mejor que regalarle a la futura integrante de la familia aquellos que la convertirían en la princesa de su propio cuento y que son capaces de elevarla al cielo (¿Cierto Charles?). Puede ser que Meghan Markle jamás tenga ete título, pero a los ojos de los Windsor, es una que merece sentirse como tal.

info de Vogue.

Loading...