Meghan Markle y el Príncipe Harry reaparecían ayer en la escena pública después de disfrutar de unos días de luna de miel en paradero desconocido, aunque hay algunos rumores sobre el destino que escogieron los Duques de Sussex. La familia real británica al completo se reunió para celebrar de manera oficial el cumpleaños de la reina Isabel II durante el ‘Trooping the Colour’, como manda la tradición.

Como era de esperar Meghan Markle fue la protagonista del evento. Todo el mundo estaba impaciente por saber qué vestido elegiría para la ocasión, cómo se comportaría, si seguiría al detalle el protocolo… En definitiva, que nadie iba a quitar los ojos de encima de la ex actriz.

Los Duques de Sussex (nos aventuramos a decir que toda la familia real) sabían que la Meghan Markle iba a ser el centro de atención, por lo que el príncipe Harry estuvo en todo momento muy pendiente de que su esposa estuviera tranquila. Incluso le ayudó con las reverencias y todas las dudas que le iban surgiendo a Meghan durante la celebración del ‘Trooping the Colour’.

Lee también: La dieta maravillosa de Meghan Markle que incluye papas fritas y vino

Aunque cualquiera diría que Meghan Markle lleva toda la vida siendo parte de la familia real británica por la naturalidad con la que se comporta, lo cierto es que estaba algo nerviosa. Según un lector de labios experto cuando se encontraban en el balcón esperando a que empezara el espectáculo aéreo, Harry le preguntó a su mujer cómo estaba y ella le dijo que estaba bien, pero un poco “nerviosa”.

¿Y tú cómo te sentías cuando estabas, las primeras veces, con la familia de tu pareja?

La verdad es que no nos extraña. Tener tantas cámaras pendientes de ti debe ser complicado. Pero durante unos instantes Meghan Markle dejó de ser la protagonista gracias a los más pequeños de la Casa Real. Aunque la pequeña Charlotte tuvo un momento de bajón e hizo unos pucheros.

Aunque sin duda la que nos ha robado el corazón ha sido Savannah Phillips, que no dudó en taparle al boca al pequeño George cuando intentó ponerse a canturrear el himno nacional británico. No solo hizo impidió que el pequeño príncipe estropeara el momento, sino que lo hizo con un gesto de altanera, preciosa y orgullosa que nos enamoró.

Info de Elle.es

Loading...