En un abrir y cerrar de ojos, ese pequeño que cargabas entre tus brazos creció, ya no es más un recién nacido. Ahora, es un bebé más grande, robusto, fuerte, activo e inquieto, con muchas ganas de explorar el mundo, que gatea y se encuentra dando sus primeros pasos.

Por Loly Montesinos

Es fascinante mirar lo encantado que se ve, al tener más control de su propio cuerpo y sentirse cada vez más independiente, con ganas de conocer hasta el último rincón de tu hogar. Descubriendo así colores, texturas, olores y todo tipo de características por las que pueda captar el mundo a través de sus sentidos.

#1 El play

Entonces, te das cuenta que el tiempo ha transcurrido, ya que aquel bebé que ponías a jugar en su play, mientras avanzabas con las tareas de la casa, ya no quiere más estar en un solo sitio. Ahora, tiene ganas de explorar y no perder ni un solo segundo de esta titánica misión.

#2 El coche

#3 Carguera

Así mismo, reconoces que salir de casa es ahora un nuevo reto. Para este momento, tu aliado incondicional ya no será aquel coche grande y confortable con carguera que compraste para su nacimiento. Más bien, necesitas de un práctico y ligero coche, que puedas abrir y plegar con facilidad tu misma.

#4 Silla de carro

Y descubres además que necesitarás una silla de carro que te permita transportarlo seguro y cómodo a todos lados, ya que aquella carguera ya esta muy pequeña para tu hijo.

#5 Silla de comer

Tal vez la silla de comer es aún ese artículo que lo vienes usando desde que tu bebé tenía los 6 meses y que a pesar de lo rápido que ha crecido, aún te permite sentarlo a la mesa, a compartir en familia, disfrutar de sus alimentos, educar su postura y sobre todo seguro.  Entonces, reconoces la buena decisión que tomaste al comprarle una silla de comer que acompañe el crecimiento de tu hijo. No obstante, estas consciente que pronto tu pequeño dejará de usarla.

Prácticamente 18 meses ha sido el tiempo de uso que tuvieron estos 5 artículos que te sirvieron durante la primera etapa de crecimiento de tu hijo, pero que aún tienen vida de uso. Ahora, ¿qué harás con ellos? Botarlos o arrumarlos en una bodega no son la mejor opción. Anímate a formar parte de los padres que consumen responsablemente y compártelos, permitiendo así que otros bebés puedan reutilizar estos artículos y además puedas recuperar parte de la inversión que realizaste.

En Reinfantil los podrás  compartir y recuperar, mira de qué se trata aquí.

Loading...