Muchos son los factores que influyen para decidir tener un segundo hijo. La calidad de las relaciones familiares como por ejemplo:tener una buena relación con el primer hijo, disfrutar de los momentos en familia, etc.

Y si de pareja hablamos, debemos mencionar la afectividad, sexualidad, nivel de intimidadobtenidas tras la llegada del primer hijo.

Por Estefani Castillo

Con respecto al nivel de satisfacción con la propia vida influye el tener un nivel decente de ingresos, hasta la flexibilidad laboral o el apoyo familiar. Lo mencionado anteriormente, anima a que el deseo de otro hijo llame a la puerta.

En este sentido, la situación afectiva personal, es decir la estabilidad, la energía y la madurez obtenidas tras el primer hijo son factores que precipitan de forma importante el siguiente embarazo.

Cuando llega la sorpresa…

Mi caso no fue una decisión, llegó para mi sorpresa 7 meses después de haber dado a luz.  Por lo tanto, tenía muchos miedos conforme al parto y postparto.

Nada, ni el embarazo, ni la concepción, ni los primeros meses, a mí parecer ni lo que viene después, va a ser igual con el segundo que con el primero.

Fue un verdadero cambio en todo el sentido de la palabra.

Mi niña nació de 37 semanas, fue cesárea por un rompimiento temprano de membranas. Este parto fue bastante tranquilo. Había música de violín en el fondo y los doctores fueron una maravilla, por lo tanto hubo un ambiente de paz; totalmente distinto al nacimiento de la primera. Esos días en el hospital lo pase acompañada de mi esposo y mis padres me llevaban a Alaia.

Al llegar a casa me inundo un miedo intenso muy parecido a lo que viví con Alaia pero esta vez iba acompañado de muchas lagrimas, ya que se me hacia muy duro no poder pararme de la cama ni siquiera poder cargar a mi primera hija. La depresión post parto volvió, aunque gracias a Dios tuve muchas personas a mi alrededor que me llenaron de conocimientos. Esta vez fue una lluvia de emociones intensa, por un lado mi pequeña de solo 1 añito y por el otro una indefensa criatura de solo días, que necesitaba todo de mí.

Pude sobrellevar esta avalancha de emociones gracias a mi esposo y familia, su apoyo emocional y físico fue muy importante.

Estoy por cumplir dos meses de haber dado a luz a Mia y los cambios han sido todo un reto, mi vida volvió a cambiar, pero todo para bien.

Cada embarazo, cada hijo y cada situación es distinta, lo mejor es no predisponerse y vivir un día a la vez, Dios nos da las pruebas para afrontarlas, hacernos mas fuertes y ganar en aprendizaje.

Y tú, ¿cómo viviste la experiencia de tener tu segundo hijo?