Que las culpas no detengan tu emprendimiento, veamos algunas razones de este sentimiento y recomendaciones para que disfrutes del proceso de emprender.

Por Mayuly Gonzalez

Hay quienes piensan que salir del trabajo corporativo te dará mucho más tiempo libre y trabajarás menos, pero la realidad es que un emprendedor, inicialmente trabaja más de 12 horas diarias 7 días a la semana, y entonces nos preguntamos ¿cuál es el beneficio?

Que dispones de crear tu propio plan de trabajo a tu ritmo o el de tu familia y construyes un ingreso económico para ti directamente. Por supuesto que todo esto es un proceso que requiere de preparación para tu negocio que puede incluir branding, marca personal, conocimiento de ventas, redes, finanzas, temas legales y mucho más. Pero, hay una cosa que nadie nos enseña a manejar y todos experimentamos en algún momento.

Es ese sentimiento que nos puede invadir antes de tomar decisiones o después de haber tomado una decisión. A mi parecer no está ligado solo cuando emprendes.

Recuerdo que cuando estaba en mi último lugar de trabajo uno de los sentimientos mas fuertes que he experimentado era cuando se llegaba navidad o inicios de clases y yo siempre andaba corriendo comprando cosas a ultima hora y pensaba que si estuviera en casa eso no me pasaría y adivinen……..igual me sigue pasando, y más adelante les explico por qué.

No permitas que la  CULPA detenga tu proyecto, este sentimiento lo podrás encontrar en cada acción, talvez sientas que fue un error emprender y como estas en momento crítico te culpas de que algo haya salido mal, si amaneces algunos días desanimada sin ganas de continuar, si llegas a pensar que mejor te hubieras quedado en tu trabajo y no renunciar, si en momentos de cansancio sientes que ahora no hay tiempo ni para ti ni para la familia, no te preocupes, cuando todo eso se arregle también sentirás culpa de tener tiempo libre y no saber si descansar es lo correcto.

Lee también: Caminar y usar menos mi auto me cambió la vida

Probablemente hasta te sientas culpable por ver esa serie de Netflix a las 11 de la mañana, en lugar de leer un libro con tu hijo o llevarlo al parque, o podrás sentir culpa de salir con tus amigas por un café o unos vinos.

Esas y muchas culpas más nos pueden invadir de diferentes formas, también las llamamos remordimiento. Al final son sentimientos que nos perjudican porque no nos permiten un desarrollo optimo, lo importante es que sepas identificar cuándo tienes ese sentimiento y cómo aplacarlo, sentir culpa es una forma de castigarnos inconscientemente ante una situación de inseguridad.

¡En mi caso el sentimiento de culpa por no tener regalos o útiles a tiempo era una forma de castigar mi mala organización, porque mis otras compañeras siempre tenían todo a tiempo o anticipado y trabajaban en el mismo horario que yo!

Lee también: 5 cosas que hacen la vida de una emprendedora más feliz

Si podemos identificar una culpa podemos contrarrestar ese sentimiento y te dejo aquí 5 recomendaciones:

1.Encontrar equilibrio en nuestras labores de madre, esposa y emprendedora nos va a permitir estar segura de cada decisión que tomas en cualquiera de las tres áreas.

¿Y cómo lo hacemos?

Apóyate en otras personas, sal de esa idea que la super mamá es la que hace todo, la perfección no existe, necesitamos ayuda, en la casa, con los niños, las abuelas o una nana, dependiendo de tus posibilidades monetarias, no te tires todo para ti.

2.Organizate, eso no los dicen en todos lados, te confieso que para mí ha sido muy difícil, pero sigo insistiendo en lograrlo porque sé que es lo mejor, distribuir tu tiempo para atender clientes, tu tiempo con los niños, con tu esposo, es sumamente necesario, de lo contrario no creamos disciplina ni hábitos. Apóyate en agendas o alarmas para todo, esto te permitirá tener mejor control del tiempo y tus actividades, a mí me está ayudando muchísimo porque puedes desarrollar planes por meses o anual.

No te juzgues ante ninguna situación

No seas tan dura contigo misma, toma tus decisiones y sus consecuencias sabiendo que tienes margen de error, aprende de cada tropiezo, evalúa las caídas y quédate con el aprendizaje, pero no te juzgues.

4.Oganiza las finanzas, no importa el tamaño de tu negocio. Los registros son importantes y nos regalan una paz y tranquilidad que nos permiten disfrutar sin estrés, recuerda que si tu no estas bien no podrás disfrutar tu familia, tus logros, tus momentos.

5.La última es una súper idea que me recomendó la psicóloga de mi segundo hijo y la he puesto en practica en algunas ocasiones y lo mejor es que a los niños les encanta.  Se trata de escoger un día a la semana exclusivo para la familia o niños, un día entero de actividades, salidas, cine, juegos, playa, lo que ellos quieran hacer. Esto permite que los niños identifiquen que tienen un espacio para ellos, esto es fuera de los fines de semana. Hablo de un día específico, sea después del colegio, como mejor te quede organizarlo. Crecerán haciendo lo mismo y siempre será el día especial. Lo he recomendado en otros escritos, con adolescentes porque también funcionan como un espacio donde te entregas a tus hijos y ellos se sienten parte de tus planes. Dependiendo de la edad pueden hacer juegos de mesa, karaoke, manualidades, galletas entre otras.

BONO por haber leído hasta aquí: ¡aplica con el esposo, no sabes lo feliz que lo harás regalarle todos los viernes por la noche o el compromiso de escape un martes por la mañana……mm inténtalo!

Adiós a las culpas, te mereces disfrutar y transmitir felicidad a tu familia.

Te dejo un fuerte abrazo, puedes seguirme y dejar tus comentarios en @mayulygonzalez8

Loading...