Cuando te casas y decides vivir con tu pareja, la vida de toda mujer cambia y es cuando tiene sentido un estudio realizado por la Universidad de Michigan  (Estados Unidos) el cual concluyó que compartir casa con un hombre representa aproximadamente 7 horas de trabajo extra a la semana. o sea, una jornada laboral entera…

Este análisis comprobó que la fuente máxima de agotamiento es producida por nuestra pareja.

Frank Stafford, investigador del Instituto de Análisis Social de la universidad y director del trabajo, reveló que  los hombres pasan más tiempo fuera de casa -ya sea por trabajo o por ocio- y las mujeres terminan haciéndose cargo de las tareas de la casa. Y esta situación es incluso peor para aquellas mujeres que tienen hijos.

La investigación se realizó a través del análisis de diarios que mujeres y hombres han completado desde 1968 hasta 2005 sobre sus quehaceres diarios y el tiempo dedicado a cada tarea. Además, se ha entrevistado a miles de hombres y mujeres sobre sus hábitos en casa: la cocina, la limpieza o la reparación de muebles, electrodomésticos y demás.

Las mujeres solteras dedican menos tiempo a su casa (12 horas a la semana), en comparación de las casadas, quienes dedican al menos el doble de tiempo.

El año más desigual de la serie analizada fue 1976, en el que las mujeres dedicaban 26 horas a la semana a limpiar, por tan solo las 6 que dedicaban los hombres. En la actualidad esa cifra ha disminuído a 10 horas a la semana.