La cicatriz de cesárea puede ser motivo de agobio para muchas mujeres. Principalmente porque la consideran un elemento antiestético que les resta belleza y, por ende, afecta su autoestima.

Independientemente de cuán evidente sea una cicatriz, lo más importante es saber cómo cuidarla para lograr que se suavice y se minimice al máximo.

Razón por la cual debemos informarnos acerca de cuáles son los cuidados que requiere la cicatriz de cesárea y qué necesitamos para comenzar a ponernos manos a la obra.

Cuando una cicatriz evoluciona de manera correcta, la piel se torna rosada y sin relieve. No obstante, aunque la recuperación de la cesárea no presente ninguna complicación, su proceso es lento y laborioso. Debes tener paciencia y cuidar bien de la herida para que la piel tenga un aspecto sano.

La cicatriz de cesárea cada vez es menos perceptible puesto que, ahora suelen estar ubicadas –de manera horizontal- debajo de la línea del bikini. Además los cirujanos recurren a dos técnicas en particular para cerrar la incisión con mayor delicadeza; estas son:

1 Los hilos.

2 Las grapas.

La mayoría de las mujeres cicatriza sin problemas, sobre todo si han procurado seguir las indicaciones del médico tratante o dermatólogo.

Solo el 5% de las mujeres desarrolla queloides (crecimiento anormal debajo del tejido cicatrizado) y amerita cuidados especializados. Los queloides son muy evidentes no solo porque la piel se hace más gruesa, sino porque escuece y duele.

Antes de la cirugía (para chicas que aún no han tenido a su bebé o para cuando te toque de nuevo ser mamá)

Hidrata tu piel todos los días. Siempre es positivo que mantengas hidratada tu piel. Especialmente si estás embarazada. No sabes si tu parto ameritará una cirugía, por lo que es muy positivo para tu piel se prepare para esto. Mantener tu piel hidratada te ayuda a prevenir las indeseadas estrías; por eso es bueno que te coloques todos los días crema hidratante.

• Cuida de tu alimentación. Asegúrate de consumir cada día un aporte adecuado de proteínas, verduras y frutas. Todas tienen un aporte importante para tu organismo. Además toma mucha agua, ese es el mejor secreto de todas las mujeres que se esmeran en tener una piel bella.

Luego de la cirugía 

• Vigila tu apósito. Cuando salgas de la cirugía descubrirás que tu herida está cubierta con un apósito quirúrgico, el cual debes vigilar para constatar que no estés sangrando por la incisión. Al día siguiente de la cesárea es seguro que el personal levante el apósito y descubra la herida para que reciba aire y, por supuesto, para revisar si está seca.

• Mantén la herida siempre limpia y seca. Si la herida no se ha complicado y te dan de alta debes estar atenta a los signos de infección, sangrado o apertura de la herida. Debes lavarla con agua y un jabón neutro y secarla con unos leves toques –como si usaras una mota para aplicarte polvo compacto-. Debes evitar, a toda costa, restregar la toalla sobre la herida.

Ventilación. Es muy importante que la herida esté al aire libre la mayor cantidad de tiempo posible, pues cuánto más tiempo esté ventilada más rápido cicatrizará. Trata de usar siempre pendas de algodón que permitan que la piel transpire.

¿Te sigue doliendo a zona? Puede que tengas los llamados dolores de entuertos, son unos calambres que se tienen alrededor de al cicatriz tras la cesárea como consecuencia de que el útero está contrayéndose para volver a su tamaño original y tras el parto por cesárea está más sensible. En ese caso se recomienda antiinflamatorios pero siempre bajo recomendación del médico y nunca por tu cuenta.

3 Remedios caseros para hacer que la cicatriz se note menos (Ya cuando la tienes sana, puede ser meses después de la cesárea)

 

Aceite de lavanda.

 

Mezcla 3 gotas de aceite de lavanda con un poco de gel de aloe vera, aplícalo todas las noches masajeando por varios minutos, duérmete con la mezcla puesta.

Aloe vera.

Corta un poco de cualquier maceta y raspa la pulpa, aplícala directo en la cicatriz y déjala ahí por una hora. Hazlo tres veces por semana.

Manteca de cacao.

Es un poco complicada de conseguir pero ésta humecta a profundidad la zona, da elasticidad a la piel y disminuye considerablemente las cicatrices.