Indiscutiblemente, hay situaciones en la vida que es necesario vivir para poder entenderlas. Una de ellas es llegar a la edad que regala experiencia: los temidos 40.

Por Oris Palacios – Blog Cuarentidiva 

A diferencia de otras personas, a mí personalmente no me dio “moridera” cuando llegué a los 40 sino cuando cumplí 30. En ese momento, con toda franqueza sentí que se acababa mi etapa de adulto joven con espíritu de chiquilla (jajajajaja). Es algo difícil de explicar. Para decirlo de una manera más concreta, ya no estaba produciendo más el tan apreciado colágeno en mi cuerpo (más científico y específico no se puede explicar).

En ese momento solo tenía a mi primer hijo, y me empecé a sentir más adulta, más madura. A pesar que siempre he sido muy responsable.

Luego de allí el resto fue un paseo, nada me espantaba. De los 30 a los 40 años tuve dos embarazos (uno planeado y el otro no). Luego de tener a mis 3 maravillas conmigo me sentí completa, creo que el instinto de madre lo tengo muy desarrollado y ni sabía.

Luego de contarles mi camino hacia los 40, es un placer para mi decirles puntualmente:

10 cosas que amé de llegar a “las 4 décadas”

1) Primeramente feliz y agradecida de haber podido tener un matrimonio de muchos años sin “guindar los guantes”.

2) Tener mis hijos sanos, inteligentes y felices.

3) Haber ganado muchas amistades y descubrir que algunos no lo eran tanto y pude sacarlos de mi lista de gente favorita. No saben cuánta paz da ese descarte.

4) Experiencia laboral incomparable. Descubrí desde los treinta y tantos que podía ser mi propio jefe y era capaz de emprender con éxito.

5) iniciar nuevos proyectos sin temor.

6) Hay un refrán que reza: “Experiencia mata tiempo”. Nada más cierto, desarrollé la intuición o 6to sentido como nunca antes. Ya lo tenía pero subí de nivel.

7) Aprendí a elegir mis batallas, no desgastarme por cosas que no voy a solucionar como deseo. No se puede quedar bien con todo mundo.

8) Empecé a disfrutar mis momentos a solas conmigo misma. Leer, ver películas, comerme algo rico a solas. Meditar.

9) Entendí que el hogar es mi remanso de paz que mi marido, hijos y mascotas, después de Dios son lo primero en mi vida. Luego viene el resto.

10) Siempre he sabido que mi belleza está básicamente en mi intelecto, siempre tener tema de conversación ameno, divertido y positivo. Pero después de los cuarenta hay historias vividas que compartir.

El secreto de una mujer de 40

Les sorprendería saber que a pesar que los hombres son visuales y de que definitivamente debemos ser coquetas, femeninas y mantenernos bien cuidadas. Lo que ellos valoran en mujeres de más de cuarenta es el poder hablar sin tapujos ni “mojigaterías”, que les decimos lo que nos gusta y lo que no, y principalmente no hay tiempo para perder en discusiones estériles, si algo no funciona se descarta y ya, se pasa a la siguiente página. (jejejejeje cero stress).

Básicamente entendí que a este mundo vinimos a ser felices para entonces hacer felices a los que están a nuestro entorno.

Amarse es más que necesario para alcanzar todo lo que deseamos, empezando por el amor.

Quedan muchas cosas más que decir pero creo que estos tips ilustran en términos generales la maravilla que es llegar al cuarto piso y contando.

Es siempre un placer contarles mis vivencias, inquietudes, felicidad, fortaleza y el ánimo que todas debemos tener cuando nos convertimos en Cuarentidivas.

Sigue a Oris en sus redes sociales. Te dejamos acá su Instagram y su LINK para su BLOG. 

Loading...