Mucho se habla sobre el apego bebé – mamá. Los bebés dependen cien por ciento de nosotras. Les damos de comer, los abrazamos, los calmamos. En fin les atendemos sus necesidades en todo momento. No obstante, nadie habla del apego que una madre siente por su hijos.

Te acostumbras tanto a cuidarlo y a pasar con él que…

-Nadie te puede decir cómo cuidarlo porque tú lo sabes perfectamente.

-Pasas TANTO tiempo con él a solas y ya sientes raro cuando convives con alguien más que no esté en tu entorno.

-Te da rabia que tomen decisiones sobre tu bebé en tu lugar.

-Te enfadas regularmente cuando tu suegra o hasta tu mamá “pretenden cuidarlo como tú o mejor que tú”.

-Sabes hasta los lugares donde tiene cosquillas y nadie mejor que tú conoce el sonido de sus llantos.

-Con solo verlo sabes qué quiere.

-Nadie puede dormirlo, calmarlo y alimentarlo mejor que tú.

¿Te suenan conocidas estas actitudes?

Entonces, tienes apego por tu hijo. Y sabes, no está mal. Esto es más NORMAL de lo que crees, lo que sucede es que nadie lo dice.

Si trabajas en casa y tienes la gran oportunidad de emprender, seguramente tienes estos síntomas.

Yo me he dado cuenta que los tengo y si, no está mal, pero no está bien del todo. ¿Por qué?

Porque no te das la oportunidad que nadie más te ayude, te cansas a menudo, te quejas también, pasas aburrida y muchas veces te sientes sola.

Te comparto mis síntomas porque sé que hay muchas mamás que están también en las mismas.

Pero, entonces ¿qué hacemos?

Delega, si es cierto que nadie conoce a tu bebé mejor que tú, pero eso no quiere decir que otra personas no lo pueda cuidar y hasta mimar.

Tu hijo también debe sentirse amado por otras personas, conocer a otros niños de su edad. Salir de la casa y no solo estar encerrado.

Empieza por ahí, busca grupos de apoyo, de mamás que se reúnan. Empieza a salir con él, deja que otras personas lo carguen, aunque llore un poco al principio.

Verás, como te sentirás mejor y mucho más apoyada.

Loading...