Una de las etapas más preocupantes para padres es la adolescencia. Históricamente se ha relacionado esta etapa con traumas, rebeldía, separación del individuo de la familia, cambios drásticos de personalidad, en fin. Muy pocas veces vemos que alguien se refiera a este período de la vida de forma positiva.

Por Elimar Asuaje

Ante esto surge la gran interrogante ¿es posible una adolescencia sin problemas y resultados traumáticos?

La respuesta es sí, más actualmente padres y madres están muy al pendiente del desarrollo de la crianza de sus hijos. Un mundo globalizado y con mucho más acceso a la información ha permitido a los padres de familia formarse en herramientas para brindar a sus hijos mejores instrumentos para vivir cada etapa de sus vidas.

La psicología, el coaching, la programación neurolingüística y la inteligencia emocional son solo algunos de los recursos que pueden ayudarnos como padres  a  tener a la mano mayores posibilidades de un desarrollo correcto de nuestros hijos. Pero, ¿qué cualidades encierra eso de “un desarrollo correcto”?.

Primero debemos destacar que para un desarrollo integral del individuo hace falta tomar en cuenta cada etapa de su vida. Ninguna es menos importante.  Desde el nacimiento y hasta la adultez los seres humanos necesitamos el amor, el afecto y  la comprensión. Por esta razón surge la nueva corriente llamada crianza positiva donde podría afirmar que los niños de hoy crecen dentro de un amor incondicional y no dentro de una atmosfera de amor con condiciones.

Ya quedó a un lado el miedo y los temores, el castigo y la violencia como formas de lograr la obediencia y buen comportamiento de los niños. Vivimos una nueva época, niños con necesidades distintas, que cada día nos sorprenden por su forma de ver el mundo y enfrentarse a cada reto del crecimiento. Y si las épocas han cambiado, y los niños ya no son como antes, o más bien ha quedado demostrado que hay fórmulas de crianza que han quedado obsoletas, entonces como padres tenemos la gran responsabilidad de brindarles el mejor ambiente posible dentro del hogar.

Pero a ciencia cierta ¿qué factores son preponderantes en la crianza para lograr una adolescencia lo menos problemática posible?. Ya mencionamos el amor, y es que si actuamos con amor, lo primero que surge en nosotros en no querer dañar al otro. Entonces esa crianza debe estar acompañada de demostraciones de afecto, confianza, poner en practica más que siempre el escuchar y observar a nuestros hijos, entender y validar sus necesidades, sus pensamientos y preocupaciones a cualquier edad. Ayudarlos a afrontar y enfrentar sus miedos, brindarles actividades que les permitan esparcirse dentro de la sano y con nuestro acompañamiento, involucrarlos en las prácticas y decisiones familiares. Hacerlos sentirse parte, brindarles buenos patrones y ejemplo, no burlarse nunca de sus inquietudes. Brindarles posibilidades de encontrar que cosas les gusta hacer entre el deporte, las artes, la espiritualidad, estudios. Un crecimiento integral rodeados de personas que como ellos tengan el tiempo de ocio invertido en cosas positivas.

No podemos criar a nuestros hijos en el pensamiento de que están en un mundo perfecto, exentos de tentaciones, de problemas y errores; pero si, podemos formarles y enseñarles a fortalecerse en sus debilidades y vencer con el bienestar, el amor y la confianza.

Sigue a Elimar en sus redes sociales como @mamaencontexto 

Además, puedes conocer más sobre su sitio web en www.mamaencontexto.com

Loading...