Hay algo cruel en las fotos perfectas de madres recién paridas. Son actrices, modelos o cantantes, que posan divinas con los bebés que acaban de tener. Ni rastro de la cruda realidad en sus cuerpos, ni en sus ropas de seda. Ni rastro de ojeras ni cansancio, ni hinchazón.

Por Estefany Castillo

Puede que algunas tengan el super poder de volver ‘a su yo’ pocos días después de haber dado a luz, pero la mayoría se encuentra con una realidad muy distinta después de parir.

Te haré una lista de las 5 situaciones que suceden después de dar a luz, pero nadie te dice.

  1. Depresión postparto:

“Ni yo misma me aguantaba. No tenía ganas de nada, Miraba a Alaia y solo sentía tristeza, me daba lástima pensar que yo era su madre y no la podría cuidar como se merecía. Pasaba así la mayor parte del día lamentando todo, yo no podía entender porque estaba así y tampoco quería explicar a nadie como me sentía, me avergonzaba tener esos pensamientos.”

 El hecho de que el embarazo haya sido planeado y deseado no impide que algunas mujeres acusen un considerable bajón de su estado de ánimo en las semanas o meses que siguen al parto.

La visión idealizada de la maternidad que se percibe en nuestra sociedad, a través de frases como «ser madre es una experiencia maravillosa» o «tener un hijo es lo más bonito que me ha pasado en la vida», dificulta que muchas mujeres se atrevan a expresar sus sentimientos con sinceridad y busquen ayuda.

2. Espasmos del útero: Un dolor agudo cada vez que tu bebe toma pecho, también se le conoce como entuerto. Es el útero cuando se contrae después del parto (doloroso)

3. Ir al baño: No quiero asustarte, pero en conjunto con estornudar puede ser algo muy difícil. En mi caso, fui cesárea con mis dos bebes y el hecho de ir al baño me aterrorizaba. Por eso es mejor que te prepares de antemano y consumas alimentos ricos en fibra y MUCHA AGUA, para que no sufras cuando vayas al baño.

 4. “No me sale leche”: Definitivamente tu leche es el mejor alimento del mundo para tú bebé; Sin embargo, los primeros días son de aceptación y paciencia.

Al comienzo alimentarás a tu bebe con calostro, en mi tribu les llamamos (gotas de oro) que serán suficientes para alimentarlo. Luego el baile para lograr un buen acople y armarte de paciencia hasta que ocurra la bajada de la leche. Lo importante es escuchar tu cuerpo y no caer en desesperación, hoy en día existen grupos de ayuda, asesoras de lactancia que están muy bien informados sobre este proceso.

5. Mi cuerpo no es el mismo: Difícil de entender en esos momentos, nuestro cuerpo ha pasado por muchos traumas para traer un ser vivo a este mundo, hay que respetarlo y darle tiempo para reponerse.

Mi esposo me decía ese primer mes que era la mujer mas hermosa del planeta, obviamente era mentira, pero al menos me hacía reír.

Comprender que la conexión al respeto es el amor nos hará entender que necesitamos tiempo y que como les digo siempre “Todo pasa” 

si te motivó esta nota, hazlo saber a Estefany en su Instagra aquí.