Si pasas  mucho tiempo en tu oficina es recomendable que cada hora hagas una pequeña pausa para mantenerte activa y así evitar contracciones musculares producto de la postura y el estrés.

Por Maru Méndez

En primer lugar, toma una pausa y respira de manera consciente y conectada. Siente el aire expandir tus costilla y alargar tu columna y exhala vaciándote por nariz y boca en un pequeño suspiro, seguidamente:

  1. Pon los brazos por encima de tu cabeza hasta entrelazar tus manos y estira lo más posible. Al exhalar inclínate hacia la derecha, inhala al centro, exhala y te inclinas hacia la izquierda, repite 3 veces por cada lado .

2. Mantén las manos entrelazadas y bájalas frente a ti, al exhalar hunde el pecho y mira al piso, al inhalar alarga la columna y mira al techo .

3. Parada detrás de tu silla e inclinate hacia adelante.

Puedes hacerla en tus tiempos libres o cuando más lo necesites. Por ejemplo en esos momentos de estrés que sientes que ya no puedes más. Incluso, cuando te sientas más recargada y con miles pendientes por hacer. Es en éste momento cuando estos ejercicios te ayudarán.

Si tú trabajas en casa, también son perfectas para ti. Cuéntanos cuál de estas será tu favorita.

Sigue a Maru y entérate de muchísimos consejos para una vida consiente y saludable aquí.

Loading...