Tener hijos conlleva la responsabilidad de velar por ellos, su salud, alimentación, diversión y entre otras no menos importantes esta la educación. Nos tomamos el tiempo de evaluar colegios que cumplan con nuestros intereses y por tener  las mejores recomendaciones. Los preparamos para que decidan qué carrera estudiar, por supuesto con nuestra orientación, pero…

¿Por qué algunos prefieren no estudiar una carrera universitaria?

Cuando se trata de jóvenes o adolescentes, en lo personal, evito frases como «en mis tiempos” o “cuando yo tenía esa edad…” Prefiero evaluar las razones de un comportamiento o iniciativa porque debemos ser justos en aceptar que estamos viviendo una época de cambios. Es mejor comprender y analizar para luego aplicar valores y experiencia, de ahí seguro sale un mejor consejo o aporte. Por eso les adelanto los siguientes datos.

Existe un porcentaje importante de jóvenes que abandonan sus estudios por muchas razones, y aquí les dejo algunas que conozco personalmente:

-Inician estudios, consiguen un trabajo y terminan prefiriendo ganar dinero en lugar de estudiar, sienten que ya ganan suficiente sin tener un título.

-Aprendieron de manera empírica o tienen un talento super desarrollado y sienten que ir a la universidad es perder el tiempo.

-Desarrollan una idea estando en la universidad y enfocan su tiempo e interés en ese proyecto y pierden el enfoque inicial.

-Inician estudios solo para complacer a sus padres.

-No tienen visión clara de su futuro a razón de poca orientación.

Una de las razones principales de esto es la cantidad de información que encontramos en la web, de forma rápida y fácil puedes aprender de diferentes temas. Como por ejemplo a usar herramientas, programas y tutoriales que en menos de un mes te hacen experto en algo.

Como anécdota les comparto, que mi hijo mayor, desde los 13 años empezó  a apasionarse por diseños gráficos y se instruía con  tutoriales y libros que descargaba de la WEB para aprender sobre los programas.  A los 17 años, estando en 5to año del colegio hizo sus primeros logos y artes importantes que le generaron sus primeras ganancias y  cuando entró a la universidad con 18 años ya diseñaba para algunas marcas reconocidas.

Todo esto ocasionó que el  primer año de la universidad fuera muy aburrido, nuestro trabajo como padres fue mantenerlo motivado con planes a futuro y mostrando todo lo que podría lograr más adelante. Esta situación es también un reto para los profesores porque los estudiantes de hoy ya tienen una base adelantada, por lo menos en los temas que les interesan.

¿La pregunta es, eso es bueno o malo? Qué debemos hacer?

Para mi es fantástico, solo si orientamos mejor a nuestros hijos para sacar provecho de ese conocimiento y que no se convierta en un obstáculo que los hace creer que lo saben todo y que no necesitan una preparación profesional.

Si estuviera escribiendo esto solo para mis hijos diría con propiedad que estudiar una carrera no es una opción en el mundo actual, es un deber, es cuando más preparación se requiere para alcanzar el éxito ¡en un mundo tan competitivo.

Las historias de personas como Steve Jobs y Mark Zuckerberg están siendo modelos a seguir  para muchos, siendo esta una de las razones por la que ha ido en crecimiento el emprendimiento, como primera opción en lugar de una carrera universitaria, y es que, es la edad de la juventud donde se cuenta con cualidades de rigor para emprender y crear una empresa:

1-Ilusión o pasión por “algo” que te gusta

2-No tener miedos para tomar decisiones

3-Manejo casi perfecto de la tecnología de manera empírica.

¿Y qué hago para que mi hijo estudie una carrera?

El apoyo de los padres es fundamental y más que un regaño, este es un tema de conversación, donde podrás descubrir los deseos y las ideas de tu hijo, escúchalo con amor y te comparto mi argumento para que salgas triunfante de esa conversación…

Utiliza las mismas herramientas que tu hijo, muéstrale como la WEB y grandes mentores del emprendimiento aseguran que para emprender no solo basta tener pasión y talento. El emprendimiento no sólo implica poner en marcha una idea, también hay que mantenerla, crear un proyecto medible, que tenga capacidad de crecimiento y que convenza a su sector, además de considerar la experiencia, los conocimientos adquiridos (financieros, de negocio, de estrategia, de marketing), y las habilidades de gestión y de negociación son fundamentales para llevar adelante una empresa con ciertas garantías. Todo eso lo podrá alcanzar con los conocimientos que adquiera y el respaldo de un preparación profesional.

Ya el emprendimiento se considera una carrera profesional; es una tendencia global, y va a continuar siéndolo, pero requiere de preparación y entrenamiento. Las start up están presentando modelos de negocio diferentes a los de las grandes organizaciones», así lo apunta Paris L’Etraz, director del Venture Lab de IE Business School.

No permitamos que los jóvenes se desanimen con las carreras comunes que ven en la oferta académica de las universidades. Demos un vistazo a las nuevas carreras y plazas de trabajo basadas en la nueva tendencia, por ejemplo de Esport, y así comprender un poco las carreras del futuro para ir preparándonos y comprendiéndolo, como lo es también la Economía Naranja; Preparémonos, no nos dejemos sorprender y sigamos siendo la mejor guía y apoyo de nuestros hijos.

Un fuerte abrazo

Mayuly

Sígueme en @mayulygonzalez8