Uno de los grandes cuestionamientos cuando arrancamos un negocio es cuál debe ser el precio justo de nuestros productos o servicios, y es en este punto es donde se inician los problemas por tomar decisiones muy superficiales y que carecen de un análisis robusto.

Por Karina Carrero

En este punto puede interesarte leer: Ni regalado ni Gratis!

Ahora bien, si mi negocio ya está en funcionamiento y fijé esos precios buen tiempo atrás ¿cómo puedo estar segura de que aún son competitivos o simplemente tienen sentido para la estructura de costos y gastos actuales de mi negocio?

Lo que muy pocas veces se revisa

Para tener una medición precisa de los costos y gastos asociados con la comercialización (producción, distribución y venta de un producto), o con la prestación de un servicio se debe contar con un análisis detallado de todos los elementos que componen ese producto o servicio.

Es fundamental entender y definir todos esos elementos de una forma precisa tomando en cuenta todo lo necesario para generarlos, hasta tú tiempo en horas y en dinero debe considerarse (si es que mantienes la práctica no muy recomendada de no tener un sueldo por tú posición o rol dentro de tú negocio).

De esta forma, te recomiendo dos de las herramientas principales con las que debe contar tu negocio:

  1. Análisis de costos: cada producto o servicio debe tener un cuadro o hoja de análisis donde estén detallados todos los elementos que forman parte de los procesos y/o actividades para generarlos. En este punto, es muy importante tomar en cuenta cómo distribuir los gastos generales en todos los productos o servicios, de no hacerlo puedes estar sub o sobre estimando el margen que te deja cada uno de éstos.
  2. Presupuesto de ingresos y gastos: general y detallado por cada producto o servicio. De esta forma, podrás hacerle seguimiento, además del cumplimiento de las metas de ventas (ingresos), y a las metas de eficiencia (en cuanto a los gastos), al margen real de tu portafolio de productos o servicios, e identificar rápidamente si alguno se está comportando como algo que no necesariamente es lo esperado (en este punto el análisis es más profundo, pero es un buen punto de inicio contar con este indicador).

Por último, recuerda que tu análisis debe ir más allá de solo compararte con tus principales competidores, hacerlo es importante pero no suficiente.

Conoces a Karina y sobre su emprendimiento The Company Doctor aquí.

The Company Doctor – Mentor de Mujeres Emprendedoras