Probablemente no exista ningún otro icono de estilo con un sentido más pragmático de la moda que Jennifer Aniston. La actriz siempre ha sabido todo lo que se puede hacer con un par de vaqueros y un tank top. Es experta en coordinar la comodidad con la elegancia y además tiene una fórmula infalible para alfombras rojas.

Una fórmula que esta semana volvió a poner en práctica en una entrega de premios: vestido negro + sandalias minimal. Invariablemente, acierto.

El escogido anoche por Aniston era largo, sin mangas y de cuello redondo.

El tejido era algo rígido y con cuerpo y por eso se ceñía al cuerpo y después desplegaba un pequeño juego de volúmenes a la altura de la cadera gracias a un fruncido.

La actriz de Friends lleva años recurriendo al poder visual de los vestidos negros para asistir a todo tipo de eventos y ceremonias, y lo mejor es que cada vez que lo hace nadie tiene la sensación de que está recurriendo al truco más viejo del vestir formal (remontable a tiempos de Coco Chanel).

Aniston revela quien ha sido el hombre más importante de su vida

Todos sabemos que el cabello ha sido la seña de identidad de Jennifer Aniston; ella siempre ha creado tendencias, pues ya sea corta y con volumen en las raíces o larga y alaciada con plancha, miles de mujeres de todos los rincones del mundo han tratado de imitarla a lo largo de décadas con mayor o menor éxito.

¿Y que tiene que ver esto con la fidelidad? Pues que la actriz ha declarado que el único hombre que le ha sido fiel siempre ha sido Chris McMillan, su estilista y peluquero a quien ella describe como su amigo más querido y el marido “que nunca se casará” porque es gay, “aunque nunca se sabe, porque ya se han hecho películas al respecto” ha apuntado ella este sábado mientras le presentaba en la ceremonia de los InStyle Awards en la que él recibió el reconocimiento al mejor peluquero del año.

“Primero te sientes guapa y sexy y viva, y luego te das cuenta de que en realidad estás jodi** porque nadie tiene la habilidad de hacer lo que Chris hacía con ese corte de pelo. Yo solía referirme a esos años como el período Rachel, cuando llevaba ese corte de pelo que me hacía pensar: ‘Vaya, estoy increíble’, pero luego me veía abandonada a mi suerte y parecía que llevaba un sacate encrespado en la cabeza porque no tenía ni idea de cómo peinarme. Nadie parecía saber hacer lo que había él y me he dado cuenta de que eso se llama crear estabilidad laboral para uno mismo, así que bien hecho en ese sentido”,aseguró muy seria la intérprete desde el escenario, aunque como ella misma se encargó de aclarar era capaz de perdonar a Chris por esa ‘dependencia’ que le había creado al saber que es una de las persona más generosas que ha conocido con la habilidad de “curar” a otros.

Loading...