La televisión es la amenaza que a todos molesta pero de la que nadie puede vivir sin ella.

Hoy día, podemos encontrar en la mayoría de los hogares, como mínimo dos televisores. Y ni qué hablar de pantallas electrónicas como tablets, dispositivos móviles, etc; de las cuales los niños tienen completo acceso así como perfecto dominio al manejo de las mismas.

Por Johana Hall – @cdcpanama

La mayoría de los niños se conectan al mundo de la televisión mucho antes de ingresar a la escuela. Según la Fundación Kaiser (KFF):

  • Dos tercios de los bebés y niños pequeños miran una pantalla un promedio de 2 horas al día.
  • Los niños menores de 6 años ven un promedio de aproximadamente 2 horas de pantalla al día, principalmente TV y videos o DVD
  • Niños y adolescentes de 8 a 18 años pasan casi 4 horas al día frente a una pantalla de televisión y casi 2 horas adicionales en la computadora (fuera del trabajo escolar) y jugando videojuegos.

La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por sus siglas en inglés) recomienda que los niños menores de 2 años no vean televisión y que los mayores de 2 vean no más de 1 a 2 horas diarias de programación de calidad.

Los primeros 2 años de vida se consideran un momento crítico para el desarrollo del cerebro. La televisión y otros medios electrónicos pueden interferir en la exploración, el juego y la interacción con los padres y otras personas, lo que fomenta el aprendizaje y el desarrollo físico y social saludable.

A medida que los niños crecen, demasiado tiempo en la pantalla puede interferir con actividades como estar físicamente activo, leer, hacer la tarea, jugar con amigos y pasar tiempo con la familia.

Por supuesto, la televisión con moderación puede ser algo bueno:

los niños en edad preescolar pueden obtener ayuda para aprender el alfabeto, los estudiantes de primaria pueden aprender sobre la vida silvestre en programas de la naturaleza y los padres pueden mantenerse al día con los eventos actuales en las noticias de la noche. Sin lugar a dudas, la televisión puede ser un excelente educador y animador.

Por eso es tan importante que monitorear el contenido de la programación y establezca límites de visualización para asegurarse de que sus hijos no pasen mucho tiempo estacionados frente al televisor. Pero ¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros niños?

La recomendación sería limitar el tiempo al acceso de las pantallas, no solo televisión sino demás dispositivos. Estas son algunas maneras:

  1. Establecer el ejemplo.  Los niños siempre gravitarán hacia los comportamientos modelados de sus padres. Si te ven leyendo un libro, es más probable que lean. Y si te ven viendo la televisión, utilizando una tablet o el celular, ellos también van a querer hacerlo.
  2. Establecer tiempos de visualización limitados. Si no va a apagar el televisor por completo, elija las ventanas de televisión adecuadas para sus hijos. Es mucho más fácil limitar su hábito de visualización si entienden que solo pueden ver un programa por la mañana y otro después de la escuela (por ejemplo).
  3. Fomentar otras actividades. Y proporcione los recursos necesarios (libros para leer, juegos de mesa, suministros de arte y / o equipo deportivo).
  4. Juega con tus hijos. Colóquese en el piso con sus hijos y Juegue. Realicen juegos imaginativos, de construcción (legos, rompecabezas, bloques), ruede un camión o tire una pelota. Se necesita intencionalidad y amor desinteresado cuando tienen 6 años. Pero cuando cumplan 13 años, te alegrarás de haberlo hecho.
  5. Involúcrate en sus vidas. Para muchos padres, es más fácil encender la televisión que estar realmente involucrado en la vida de sus hijos. Pero esos detalles íntimos de la vida son necesarios para una crianza exitosa. Así que observa, escucha, pregunta.
  6. Quitar el cable / quitar su televisión por completo. Si desea una manera segura de limitar los hábitos de televisión de su hijo, corte la alimentación de su televisión por cable / satélite (o quite su televisor por completo).
  7.  Observe los cambios de comportamiento de su hijo. La televisión tiene un impacto inmediato en el comportamiento de su hijo. Después de demasiada televisión / videojuegos, los niños pueden volverse irritables, agresivos, egoístas e impacientes. Esté atento a estos cambios de comportamiento. Cuando comiences a notarlos, estarás menos inclinado a poner a tus hijos frente a la pantalla.
  8.  Valorar las comidas familiares. Aproximadamente dos tercios (64%) de los jóvenes dicen que la televisión suele ser durante las comidas. Eso es muy malo porque las conversaciones más ricas de la familia siempre tendrán lugar durante las comidas y en el automóvil. Valora esos momentos con tus hijos. No dejes que la televisión te los robe.
  9. No hay televisión en las habitaciones. No en las habitaciones de sus hijos. Y tampoco en la de Usted.
  10. Utiliza una frase para redireccionar. Las palabras pueden no ser mágicas en sí mismas, pero el uso consistente de ellas puede ser. Todos los padres tienes frases para usarlas de manera efectiva. Por ejemplo, decir así: “Ha habido demasiado tiempo en pantalla en esta familia”. Puede ayudar a que cada vez que tus hijos te escuchan decirlo, saber lo que significa … es tiempo de pasar un momento agradable juntos, o que busquen una actividad que les brinde mayor provecho en sus vidas.

Limitar el tiempo de pantalla de su hijo puede parecer una tarea imposible o puede parecer una batalla demasiado difícil de pelear. Pero vale la pena luchar.

Si te gustó esta nota, sigue a @cdcpanama aquí.

Loading...