Colecho, para mí es una forma de supervivencia a la nueva etapa de tu maternidad. Ésta te permite establecer muchos vínculos afectivos con tu hijo. En pocas palabras, es dormir con tu hijo/a en la misma habitación.

Ahora Colecho según algunas definiciones que encontré en Internet, es una práctica en la que bebé o niños pequeños duermen con uno o los dos progenitores. Es muy normal en muchas partes del mundo. El colecho puede ser practicado en la misma cama, en camas continuas o, cama y cuna unidas.

Por Abigail Ortega – @blogdeunamama.pty

Te menciono algunos aspectos de gran interés sobre el colecho que debemos conocer:

  • Favorece la lactancia materna y facilita las tomas nocturnas. La madre puede descansar en este sentido. Para mi fue un excelente aliado. Mi hija ha sido una bebé de alta demanda y gracias al colecho mi lactancia fue exitosa.
  • Disminuye la frecuencia y duración del llanto del bebé. Saber que tu hijo esta a lado tuyo tanto a él como a ustedes, les garantiza seguridad y tranquilidad. Un bebé atendido oportunamente sufre menos estrés emocional.
  • El bebé se duerme más fácilmente, incluso en los despertares nocturnos. Sincroniza los ciclos de sueño de la madre y el bebé.
  • Potencia el vínculo afectivo entre padres e hijos, hace que el nuevo rol sea más llevadero por ambos padres incluso adaptarse al nuevo papel resulta mas fácil.
  • Hijos suelen ser mas seguros durante su desarrollo e independientes.
  • Aumenta los episodios de sueño REM, lo que disminuye o corrige los episodios de apnea del sueño, peligrosos para el bebé.
  • Reduce el riesgo de que el bebé sufra hipoglucemia.

Además, disminuye el riesgo de muerte súbita (SMSL). James McKenna, antropólogo de la Universidad de Pomona, ha estudiado el SMSL en diversas culturas concluyendo que el riesgo es hasta diez veces mayor en las culturas en las que los niños no comparten lecho con los padres. Si el colecho reduce los episodios de apnea del sueño, el riesgo de SMSL disminuye. Aunque este tema está aún bajo investigación. Se recomienda que las madres y padres fumadores no duerman con bebés de menos de tres meses por aumentar el riesgo de muerte súbita.

Las teorías partidarias afirman que el colecho favorece el bienestar del bebé, su desarrollo neuronal y la capacidad de respuestas adecuadas ante situaciones de estrés. Así como el desarrollo de la autoestima del infante, y posterior autonomía personal.

Ahora, si me preguntas: ¿En qué momento puedo tener intimidad con mi pareja si dormimos con nuestro hijo en la misma habitación?

¿Cómo hacer colecho, sin perder la intimidad con tu pareja?

Primeramente debemos reconocer que al inicio de la maternidad, por lo general las mamás no queremos pensar en otra cosa que cuidar al 100% a nuestros hijos.

En la mayoría de los casos no tenemos cabeza para pensar en tener intimidad. Claro esta, ya que algunas mujeres prefieren esperar la cuarentena, otras quieren esperar un poco más por factores psicológicos y porque no decir físicos.

También las que somos parto por cesárea debemos cuidarnos un poco más por la herida. En fin, al inicio se torna un poco complicado en reactivar ese orgasmo para tener intimidad con nuestra pareja.

En mi caso muy particular esperé 3 meses aproximadamente para reactivar mis relaciones intimas con mi pareja y no lo hacía antes, no porque mi hija duerme con nosotros, si no por otros factores que no me permitían dar nuevamente ese paso intimo con mi esposo.

Mi hija actualmente duerme con nosotros y después de los tres meses que decidimos reactivar nuestra relación intima de pareja te puedo decir que en ningún memento el colecho ha afectado la relaciones sexuales con mi esposo, pareja.

La verdad considero, basado en mi experiencia personal, que el colecho te hace dar cuenta que necesitas tener o contar con tu imaginación para cambiar la rutina y aprender que la habitación no es el único lugar para satisfacer esa necesidad.

Existen otros lugares de tu casa para poder tener esa conexión intima con tu pareja.

Y si prefieres tu habitación solo procurar que tu pequeño este completamente dormido e ingeniárselas, para hacerlo creativo y ambos se sientan bien y cómodos.

Los juegos sexuales son muy aplicables en este punto, ya que el silencio en tu habitación es un factor importante para evitar interrupciones al momento del acto intimo.

Es importante que tanto tú, como él se comuniquen y que lleguen a los acuerdos para que ambos disfruten, de hacer colecho y también cuando decidan tener relaciones sexuales.

Quizás después que duermas a tu hijo te vayas a la sala a ver una película interesante y la imaginación con la creatividad fluya.

Muy importante la clave de todo esto es el dialogo, basado en la comprensión en ambas parejas.

La edad para que tu hijo se vaya a su habitación debe ser consensuada entre ambos y que en lo menor posible el niño salga perjudicado.

Ellos crecen a la velocidad del tiempo y cuando menos lo esperas probablemente ellos mismos decidan su propia habitación. Entonces, serán los padres que extrañen esa cercanía con sus hijos y toque un nuevo proceso de asimilación.

El colecho no daña las relaciones intimas de pareja, la dañamos nosotros mismos por la falta de atención, comprensión y amor hacia nuestra pareja.

Por último te recuerdo: La solidez de una pareja y su vida sexual no se suscribe a mantener sus relaciones íntimas únicamente por las noches y en la cama matrimonial. Existen otros momentos y otros espacios de la casa donde poder desarrollar una vida sexual activa, sin que eso se vea impedido por el hecho de dormir con los hijos. Muchas parejas ven incluso una oportunidad en mejorar sus relaciones a partir de la variedad de lugares en los que buscan pasar sus momentos a solas desde que se han convertido en padres, lo cual no sucedía cuando eran una pareja sin hijos.

Sigue a Abi en @blogdeunamama.pty

Alguna información retomada de babycenter.com

Loading...