A veces, tenemos ciertas costumbres que nos impiden bajar de peso. Generalmente, no nos damos cuenta de ellas, pero de alguna forma u otra intervienen en la actividad del metabolismo y no permiten que se haga un gasto energético optimo durante el día.

Y… ¿cuáles son estas costumbres? ¿cómo evitar que se conviertan en un hábito de vida?

Por Nathalia Duarte – @masnaturalpty

Aquí van algunas de las costumbres que podrían estar causando el aumento de peso, iniciando por la más importante:

  1. Falta de sueño

La falta de sueño provoca la producción de la hormona cortisol, lo cual te hace comer en exceso. Pero dormir demasiado tampoco es la mejor opción. “Según la investigación de la revista PLOS One**, el sueño regular con una duración de más de 10 horas resulta en un aumento del índice de masa corporal.

“Una investigación llevada a cabo en 2014” reveló que aquellos que duermen por más horas seguidas tienen un incremento en su índice de masa corporal.

Lo ideal es dormir entre 7 u 8 horas diarias sin interrupciones para tener una buena calidad de sueño.

  1. No recibir luz solar

La luz solar es saludable para activar nuestro metabolismo a primera hora del día. Una investigación de la revista P´LOS One, arrojó que las ondas de la luz del sol son saludables porque proporcionan energía al cuerpo y ponen en marcha la actividad metabólica, pueden ser entre 20 y 30 minutos de sol en la mañana.

  1. Desayunar poco

«Los investigadores de la Universidad de Tel-Aviv*” afirman que por la mañana debemos darnos gusto con comida deliciosa. Un desayuno entre 500 (mujeres) a 700 (hombres) calorías.

No consumir la cantidad adecuada de alimentos puede influir en el aumento de peso, además que nuestro cuerpo al estar pesado se vuelve perezoso.

El desayuno es la comida más importante del día, y si no contiene los nutrientes que necesita el organismo para activar las funciones principales, su reserva dura poco. Por esto es indispensable que, para mantener la energía durante el día, incluyamos en el desayuno siempre los siguientes nutrientes:

  • Carbohidratos complejos (que den energía, avena en hojuelas, arroz integral, plátano)
  • Proteínas
  • Antioxidantes
  • Grasas saludables
  • Vitaminas
  • Minerales
  1. Estresarte y preocuparte

Hacer todo de afán y con las múltiples actividades que inician desde la primera hora del día nos hacen sentir limitaciones con el tiempo y, por ende, hacemos todo contra el tiempo.

Aunque esto puede servir para mantenernos activos y productivos, hacerlo de forma recurrente incrementa la sensación de ansiedad y el peso corporal.

  • Despertar 20 o 30 minutos antes de lo habitual es una buena forma de evitarlo.
  1. Comer en exceso azúcar, fritos o carbohidratos en horas no indicadas.

Aquí van algunos de los snacks de media mañana y media tarde, que podrías comer:

  • Una porción de frutas.
  • Un té o un batido.
  • Puñado de frutos secos.
  • Porción de arroz con vegetales (hombres)

…son idóneos para combatir esa sensación de hambre.

El problema es que muchas personas prefieren elegir los procesados, son prácticos y con buen sabor para comer.

Sin embargo, estas opciones suelen estar llenas de calorías y sustancias  añadidas que, en lugar de calmar el hambre, la incrementan y dan sensación de ansiedad.

Después de comerlos se siente satisfacción por unos minutos, pero, por su alto contenido de azúcares y grasas, más tarde se vuelve a sentir deseo de comer.

Como ven hay ciertos hábitos que practicamos cada día sin saber que influyen en el aumento de peso corporal.

Es momento de reemplazar estas costumbres, por costumbres más saludables para nuestra mente y para nuestro cuerpo.

10 hábitos que aumentan de peso

  1. Dormir poco
  2. Cenar mucho
  3. Cenar alimentos fritos
  4. Consumir picante por la noche
  5. Consumir carbohidratos simples (refinados, azúcares)
  6. Saltarse la cena
  7. Tomar alcohol o cafeína
  8. Ir a la cama después de cenar
  9. Comer postres
  10. Comer más después de haber cenado

¿Te identificas con algunos? Te damos tips en @masnaturalpty para empezar a corregir muchas de estas costumbres y reemplazarlas por otras más saludables.

Fuentes: www.endocrineweb.com y www.ncbi.nlm.nih.gov