Durante mucho tiempo, el destino turístico más visitado del mundo ha sido Francia, la adorada tierra de las baguettes, el Louvre y el ‘joie de vivre‘. En 2018, se estima que recibió 87 millones de visitantes, y de ellos, solo París acogió a 23 millones de turistas.

Sin embargo, un informe certifica que un nuevo país, y un nuevo continente, le arrebatará pronto el primer puesto. Según datos de la compañía de estudios de mercado Euromonitor International, China se convertirá en el país más visitado del mundo en 2030.

Un par de factores han determinado tal cambio: por un lado, el crecimiento económico en toda Asia, lo que se traduce en que las personas cuentan con un mayor presupuesto para gastar en viajes. Los habitantes de países como Japón, Corea del Sur y Vietnam son de los que más acuden a las ciudades y parajes de China.

El otro factor a tener en cuenta es que, a día de hoy, es más fácil que nunca viajar a China.

Según leemos en Associated Press, “el turismo es un pilar fundamental en la economía china, y se ha invertido mucho para mejorar las infraestructuras y los estándares, además de implementar políticas e iniciativas de ayuda al turista”, explica Wouter Geerts, analista de viajes senior en Euromonitor.

Por todo esto, la gente está llegando: a la Gran Muralla, a la Ciudad Prohibida de Beijing, a la Concesión Francesa de Shanghái, a los 52 enclaves chinos designados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

A cambio, la industria del turismo está respondiendo en especie. Shanghái, por ejemplo, ha visto crecer ostensiblemente el número de hoteles de lujo en 2018. Por nombrar solo algunos, se han abierto el Amanyangyun, el Bulgari, el Edition, el Bellagio, el Middle House y el Shimao Wonderland InterContinental (construido en el interior de una cantera abandonada y con 16 pisos bajo el suelo)–; lista que, seguro, incorporará muchos más nombres para 2030.

Loading...