México se encuentra de fiesta y es que la reina de belleza, Vanessa Ponce de León, de 26 años de edad, ganó el titulo Miss Mundo 2018, siendo la primera mexicana en obtener la corona de este concurso.

En redes sociales circulan fotos y videos de la joven originaria de Guanajuato donde recibe la corona muy emocionada en la ciudad de Sanya, China lugar donde se realizó el certamen de belleza.

La ahora Miss Mundo estudió Comercio Internacional además de un Diplomado en Derechos Humanos, por si fuera poco participa en un proyecto altruista Na Vali, el cual se encarga de ayudar a niños indígenas, pues el propósito del evento tiene como finalidad que no solo la belleza sea lo más importante sino ayudar a la humanidad.

Según dijo el jurado la joven mexicana no solo los atrapó por su belleza, fue su inteligencia y sus ganas de ayudar a los demás lo que la coronó.

Vanessa Ponce se impuso en una disputada ronda final a la tailandesa Nicolene Pichapa Limunskan, que terminó segunda, y a las aspirantes de Bielorrusia, Jamaica y Uganda.

«Usaré mi reinado para seguir haciendo lo mismo que hago desde hace tres años, es decir, seguir siendo un ejemplo, porque todos podemos ser un ejemplo. El mundo necesita un cambio y ayudar no es tan difícil», comentó la modelo mexicana al recibir la corona.

Mientras, la representante estadounidense, Marisa Butler, logró la competencia de Deportes; la japonesa, Kanako Date se alzó con la de Talento y la francesa Maëva Coucke se coronó en la competencia de Top Model.

Ponce de León, que estudió Comercio Internacional y tiene un diplomado en Derechos Humanos, es directiva de un centro de rehabilitación para mujeres llamado ‘Migrantes en el Camino’, y también es oradora del Instituto Nacional de la Juventud.

Vanessa, que defiende varias causas, dio a conocer en China un proyecto llamado Na Vili, que busca ayudar a los hijos de jornaleros migrantes indígenas que salen de Guerrero a Guanajuato.

Esta fundación asesora también a los padres para que puedan poner en regla los papeles de sus hijos y puedan tener acceso a servicios públicos como educación y salud.

La modelo, aficionada al voleibol y la pintura, consiguió el premio en una glamurosa gala celebrada por novena ocasión en territorio chino, sucediendo en el trono a la india Manushi Chhillar, ganadora en 2017, que le entregó la corona.