Mientras los niños van desarrollando su lenguaje, también desarrollan sus habilidades Fonético-Fonológicas (articulación).

Este es el proceso de producción de los sonidos, el cual se da según un orden evolutivo, y el mismo se va madurando en El Niño. Por ello los primeros sonidos que produce en su lenguaje (vocales y P,B,M) son los  más fáciles de producir en esta cadena. Los que aparecen más tarde (entre los 6-7 años) son los más difíciles, pero  esto se debe a que El Niño necesita mayor maduración cognitiva para poder producirlos.

Por Johana Hall Olivares – @cdcpanama

¿Cuáles  son los fonemas (sonidos) más difíciles de pronunciar para un niño?

Todos los fonemas por tener un orden de desarrollo se pudieran considerar difíciles de pronunciar, ya que para un pequeño de 2 años poder decir la L resulta difícil. Pero la mayoría de las veces pensamos que la letra (fonema) del lenguaje más complicada que un niño puede decir es la R.

Pero sucede que la R es uno de los últimos fonemas en aparecer en el lenguaje de un niño, porque éste necesita de un grado de maduración cognitiva para producirlo. Un Niño puede estar desarrollando el Fonema R entres los 6 y los 7 años. Al igual que en este periodo se encuentran las combinaciones consonánticas que también son difíciles de producir (ej. cable, atlántico, primo, etc.).

Para poder ayudar a los niños en su desarrollo de la producción del Lenguaje Usted puede:

  • Jugar: para el niño pequeño, trata de que use muchos sonidos diferentes mientras juega (por ejemplo, diciendo “ch ch ch” a medida que pasa el tren, “baa” va a la oveja, el sonido de un auto, una moto, etc.).
  • Hable con su niño a menudo durante el día para modelar la pronunciación correcta de las palabras.
  • Reduzca el ruido de fondo: apague el ruido de fondo en el hogar (por ejemplo, televisión, radio, música) cuando se involucre con su Niño para minimizar las distracciones y puede tener toda su atención.
  • Mire al niño cuando está hablando y aliéntelo a que lo mire para que puedan imitar cómo decir las palabras o los sonidos correctamente.
  • Escuche y responda al mensaje del niño (no la pronunciación exacta de las palabras).
  • Repita las oraciones  si su lenguaje no es claro (por ejemplo, niño: “Ete mi cado verde”. Adulto: “Sí, ese es tu carro verde”). Al repetir lo que su hijo ha dicho, está produciendo un buen modelo de lenguaje y también está demostrando que ha escuchado lo que dijo.
  • Mostrar: Pídale al niño que le muestre de qué está hablando si no entiende lo que ha dicho.

Si piensa que su hijo presenta dificultades en la producción de su lenguaje, busque ayuda de un Fonoaudiólogo  para que le realice una Evaluación con Patrones Estandarizados. De esta manera conocerá si los Fonemas que no produce correctamente se encuentran acordes a su edad de desarrollo.

Joana Hall de Olivares, Fonoaudiologa Bilingüe, Especialista en Autismo, Intervención Psico-Educativa y Pensamiento Social. Síguela en sus redes aquí.

Loading...