Moverse es una constante en la vida, transformarse también lo es y mudarse aunque rima con ambas, ¡no es de nuestras palabras favoritas en primer momento!, y es que las mudanzas vienen acompañadas de grandísimas oportunidades de cambio y transformación, pero en el paquete, se vienen un sin fin de emociones contradictorias, unos cuantos insomnios y ni hablar de los dolores de cabeza y las preguntas que nos invaden como una lluvia torrencial…
Por Vanessa Ferrer – @vanemontillaf
¿De dónde salieron tantas cosas que no sabíamos que teníamos? ¿Qué nos llevamos y que dejamos? ¿Necesitaremos esto en el nuevo destino?.

Por eso y más queremos ayudarte! y hemos preparado para ti

10 Tips que, con base a nuestra experiencia te van a alivianar la tarea de mudarte:

#1 Haz un inventario de tus pertenencias:

Organiza tu mudanza con anticipación, haz un inventario de las cosas en casa por cada espacio de tu hogar y una vez terminado clasifica en listas. Es decir: lo que no usas desde un primer momento, que puedes vender desde ahora y una vez que te mudes, qué vas a donar, qué vas a obsequiar y que definitivamente necesitas llevar contigo porque es necesario e irremplazable  (ej. reliquias familiares).

2. Publica una venta de garage: 

Identifica de tu inventario las piezas que no usas y las que puedes vender. Haz fotografías de los artículos y publica una venta de garage online utilizando plataformas como Facebook, Instagram, OLX o Encuentra 24. Corre la voz entre tus grupos referenciales y los potenciales interesados. Personalmente me hice una cuenta en instagram a la que llamé @ventasgarage507 y aún se encuentra activa beneficiando a muchas personas.

Una previsión importante en el caso de usar plataformas digitales y realizar ventas a personas extrañas es tomar precaución de estafadores, ya que es habitual que utilicen estos medios para cometer fechorías y hagan falsas compras con depósitos de cheques cuyos fondos luego son diferidos. No entregues ningún artículo sin comprobar la disponibilidad de dinero en tu cuenta ni creas en falsas promesas de pago. Registra tus ventas y utiliza el capital para adquirir bienes que necesites en el nuevo hogar, de esta forma optimizas el uso de tus recursos y disminuyes el capital de inversión que implica la mudanza.

3. Práctica el desapego y el agradecimiento:

Contacta fundaciones o personas que puedas apoyar con los artículos de la mudanza que determinaste donar y obsequiar, seguramente les aliviarás alguna necesidad y tus aportes te serán devueltos en nuevas bendiciones para el camino que estás por emprender.

Es muy importante que los artículos que obsequies se encuentren en buenas condiciones y no ameriten reparaciones, la idea es dar en señal de agradecimiento al camino que transitaste y beneficiar a otros como un día tu te beneficiaste del uso de tus pertenencias. Un obsequio significativo para tus seres queridos es permitirles que adopten las plantas que con cariño haz abonado en tu hogar.

4. Investiga costos de artículos en el nuevo país (en caso de que aplique): 

De nuestro inventario inicial sólo nos queda «lo que no podemos dejar», pero antes de embalar y decidir que vas a llevarte en definitivo, ten presente los costos que representaría comprarlo nuevamente en el lugar de destino. Posiblemente sea mejor adquirirlo de nuevo que pagar el envío y todos los impuestos aduanales que representa, te sorprenderá lo mucho que puedes ahorrar, habitualmente no necesitamos tantas cosas materiales como pensamos para iniciar un nuevo camino.

5. ¡A embalar se ha dicho!: 

Empaca gradualmente las cosas que vas a necesitar en tu nuevo destino, sé que quieres terminar con esta tarea lo antes posible porque parece eterna, pero realmente vale la pena que lo hagas organizada y cuidadosamente.

Revisa que queda pendiente por empacar del inventario inicial, estima los artículos frágiles o que necesitarán cajas y los artículos blandos que puedes trasladar en bolsas plásticas, etc. Una vez tengas contigo todo el material necesario (cajas, material de embalar, bolsas plásticas para empacado al vacío, cinta adhesiva y marcadores), enfría un buen vino y unos aperitivos, invita a un par de valientes amigos, que se viene un día productivo.! Empaca todo conforme a la organización del inventario, y haz listas del contenido de cada caja que puedas consultar una vez que llegues a tu nuevo hogar y te dispongas a reorganizar todo. Si tienes la oportunidad de contratar a una agencia de mudanzas que te ayude en este proceso es un súper plus, porque sólo tienes que entregarle el inventario, indicarle dónde están las cosas y ellos se encargarán del resto.

Si tu destino es otro país: 

#6 Aliviana el equipaje emocional:

Haz las despedidas y los cierres pertinentes con tus amigos cercanos, agradece y honra el lugar que dejas. Lleva en tu maleta lo que te hace sentir bien y todas las experiencias que te permiten continuar tu camino de crecimiento. Recuerda siempre que el equipaje emocional es más importante que el material, viaja liviano. Abraza fuerte antes de irte y mantén vínculos profundos en la distancia, compartir la montaña rusa de emociones que invaden nuestro ser brinda un soporte emocional fundamental.

7. Investiga el nuevo destino: 

Consulta todo a nivel legal, costo de vida, opciones de empleo, explora el mercado laboral o tus oportunidades de emprendimiento previa migración, tasas de impuestos, haz un listado de empresas de tu interés y sus datos de contacto, etc. No dejes de lado, conocer la cultura del lugar, hablar con el ciudadano de a pie, leer su historia, noticias, visitar lugares emblemáticos. Mantener conversaciones intergeneracionales y multiculturales hará más enriquecedora tu experiencia, aún y cuando no domines el idioma, no pierdas oportunidad de comunicarte.

8. Sé paciente:

Una mudanza implica siempre frenar, replantearse la imagen de si, rediseñar los esquemas familiares, en ocasiones, adaptarse a clima, horario, costumbres, y todo este proceso conlleva su tiempo. Entiende que armarás un nuevo rompecabezas y las piezas  irán llegando de a poco, asume el proceso con serenidad. Ten fé y determinación en tus planes, sé constante, paciente y persistente.

9. Visualiza el futuro posible: 

Conéctate con las oportunidades y define tu propósito en ese lugar, no dejes que los días se pasen mirando a la ventana, otórgale sentido a la experiencia y haz algo cada día que te acerque a donde quieres estar.

10. Olvídate del status quo:

En el camino irás comprendiendo que tú, en tu esencia más pura eres tu principal carta de presentación. Ser importante es del ego, ser feliz es del alma, tus títulos ahora son herramientas para seguir construyendo tu proyecto de vida, asúmete como un ciudadano del mundo para el bien del mundo, tienes millones de oportunidades por conquistar, confía en tí.

Y sobre todas las cosas, recuerda que como decía H. Miller «nuestro destino de viaje nunca es un lugar, sino una nueva forma de ver las cosas», haz que tu propósito de vida sea siempre tu guía.

Sabemos que te encantó la nota, sigue a Vanessa en sus redes sociales aquí y conoce más sobre su emprendimiento.