Meghan Markle ha aparecido por sorpresa en la gala de los premios de los British Fashion Awards con uno de sus vestidos más elegantes hasta la fecha. Sobre el escenario, pudimos ver que la duquesa de Sussex sujetaba prácticamente en todo momento su barriga de embarazada, un gesto cada vez más frecuente en sus apariciones.

Markle acudió a la entrega para otorgar el premio a mejor Diseñadora británica de Moda femenina del año a Clare Waight Keller, directora creativa de la firma Givenchy. La misma que vistió a Meghan el día de su boda con ese impresionante vestido de novia de escote barco. La misma que ha vuelto a vestirla para la gala con un vestido largo negro asimétrico que realzaba su figura. Un diseño minimalista y pluscuamperfecto que acompañó con unas pulseras doradas de Pippa Small y unas sandalias con un tacón a juego, las Karat Gold, de Tamara Mellon. El pelo recogido en un moño, un maquillaje natural y una manicura en tonos oscuros hicieron el resto.

«Es un placer estar aquí celebrando la moda británica y los diseñadores de moda británica en mi nueva casa en Reino Unido», dijo Meghan Markle sobre el escenario. «Es tan bonito ver tantas caras familiares, a muchos de vosotros os conozco desde hace tiempo y a muchos he tenido la oportunidad de conocer el año pasado. Gracias por una bienvenida tan acogedora», decía mientras sostenía su barriga entre ambos brazos.